La cultura, víctima colateral de la pandemia

Representantes de la cultura en España muestran cómo la crisis del coronavirus ha afectado a un sector que consideran esencial para la sociedad.

Imagen de la obra de teatro ‘Hasta el viernes que viene’. Autor: Compañía Opción Teatral.

Se cierra el telón y los artistas no vuelven al escenario. Se acaba la película y nadie abandona la sala. Se descuelgan cuadros que nunca han sido contemplados. Alguien ha dejado los elogios, la ovación y los aplausos del público en casa. Es la realidad de la cultura. Una cultura humana, compuesta por el trabajo y la dedicación de millones de personas, cuyo instinto de supervivencia ha salido a escena durante la pandemia.

La cultura es tan natural como la propia lucha por sobrevivir del ser humano. Tiene la capacidad de formar identidades. Se transmite de generación en generación por medio de la tradición, pero no es una mera repetición, sino algo cambiante, a la vez dinámico, a la vez conservador. Fiel acompañante de la humanidad, ahora se ve enfrentada a la amenaza del olvido y el abandono.

Los datos ofrecidos en un informe realizado por el Observatorio de la Cultura de España, el pasado mes de abril, prevén que el sector pierda un promedio del 36,5% de sus ingresos en el año 2020. Además, en caso de no recibir ayudas ante las pérdidas, un 22,7% de los profesionales consultados afirma estar en riesgo de no poder continuar con su labor. Preocupante es también que un 66% ha tenido que posponer o suspender definitivamente alguna actividad. Obras de teatro, producciones de cine, exposiciones de arte o conciertos musicales han pasado a un segundo plano. Las cancelaciones no han ido acompañadas de una fecha de celebración futura. Ante las crisis, siempre surgen las dudas, ¿en qué situación quedará la cultura cuando todo esto termine? Un 22% de los profesionales cree que la cultura saldrá reforzada de la situación, frente a un 31% que piensa que la cultura perderá peso en la sociedad. Mientras, el 47% restante opina que su papel de relevancia en la población se mantendrá intacto, pese al mar de incertidumbre que lleva a la cultura a la deriva.

Imagen de un concierto musical antes de la pandemia. Autor: Vishnu. R.

Surcando ese mar se encuentra la Unión de Actores y Actrices, un sindicato profesional e independiente cuyo objetivo es defender y luchar por los derechos e intereses de la profesión. “Este virus ha zarandeado toda la cultura”, asegura su secretario general, Iñaki Guevara. “La crisis sanitaria nos ha pillado por sorpresa a todos y todas. Por lo tanto, ha sido complicado lidiar con aspectos que se escapaban de lo normal o lo establecido”, añade. El sindicato ha visto cómo, en una situación límite del sector, su lucha ha tenido que intensificarse. Miles de profesionales reclamaban ayudas y la unión ha funcionado como emisor de información y protección. “Las pautas que seguimos desde la Unión de Actores y Actrices para paliar los efectos de la pandemia fueron conseguir una prestación por desempleo para artistas. Además, estamos intentando que se legisle el Estatuto del Artista, fundamental para que se mejoren las condiciones laborales y de vida de los actores y actrices”, destaca Iñaki Guevara, quien cree que las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno llegaron tarde, pero recuerda que “todavía no ha habido ningún brote en espacios culturales”. “Eso tendría que hacer reflexionar a las instituciones y hacerles ver que la cultura es tan necesaria como segura”, añade.

La actriz Zoraida Ballesteros sostiene que las medidas del Ejecutivo han sido las adecuadas y, por ello, “hoy en día, el ámbito cultural es uno de los más seguros donde se puede disfrutar sin peligro de contagio”. Sin embargo, reconoce que el sector ha sido uno de los más afectados por una pandemia a la que califica como “una verdadera ruina para los actores y las actrices”. También afirma que la esfera cultural ha sido una de las menos atendidas durante estos meses. “La cultura se ha promovido por sí misma a través de las redes sociales, principalmente”, denuncia Ballesteros. Ningún medio de comunicación se puso en contacto con ella para conocer ni su situación, ni la del sector que integra.

Iñaki Guevara: “Todavía no ha habido ningún brote en espacios culturales”.

Una visión diferente
La música es un importante habitante del mundo cultural y, como todo disco de vinilo, la realidad tiene una cara A y una cara B. Desde la Unión de Actores y Actrices, Iñaki Guevara, asegura que la prensa sí ha sido una ayuda muy importante para el sector cultural y su actividad durante estos meses.

Imagen de la actriz Paula Reyes durante la obra ‘La noche del año’ Autor: Compañía Opción Teatral

“Se interesaban por cómo iban las negociaciones para el subsidio por desempleo de los artistas; cifras de impacto social y económico que la pandemia ha tenido en los trabajadores y trabajadoras de la cultura; cuáles eran las mayores preocupaciones del sector en esos momentos de incertidumbre; cómo se iba a recuperar el sector; y un largo etcétera”, señala Guevara. Pone de ejemplo Los Clásicos del Canal, un proyecto del sindicato junto con Teatros del Canal sobre monólogos clásicos interpretados por actores y actrices del momento. “Esta iniciativa formaba parte de un plan de apoyo al sector cultural, y los medios se volcaron con él, por lo que nos hemos sentido atendidos y respaldados. Han escuchado nuestro mensaje”, reconoce Guevara.

“La cultura no morirá jamás”. Son las palabras de José Miguel Terroso, director de Cultura de laSexta Noticias. La principal función de los medios de comunicación es la de informar a través de la verdad. Eso sí, debido a su gran audiencia e influencia, adquieren una responsabilidad a la hora de difundir y promocionar todo producto cultural. “El papel que hemos tratado de seguir en laSexta Noticias respecto a la cultura ha sido de apoyo general. Nos hemos convertido en altavoz de muchas asociaciones y profesionales del sector en una situación precaria y nos hemos hecho eco de muchas actividades e iniciativas puestas en marcha”, afirma Terroso. “Hemos recordado a la gente que la cultura seguía su lado, que podían seguir entreteniéndose incluso en momentos tan delicados como los que hemos vivido”, añade.

“Han escuchado nuestro mensaje”, declara Iñaki Guevara.

En una situación en la que todo el mundo alza la voz con su opinión, sus quejas y sus reivindicaciones, Terroso entiende que muchos trabajadores culturales no se hayan sentido amparados por la labor de la prensa, pero pide tener presente que los medios de comunicación también tienen limitaciones: “Todos tenemos que hacer frente al aspecto frío y fundamental que representan los datos de audiencia. Cada información que damos debe ser atractiva y muchas veces los problemas y las peticiones de diferentes sectores culturales resultan repetitivas y aburridas”. Pese a todo ello, aun siendo la labor de los medios informativos cuestionada, el director de Cultura de laSexta Noticias hace autocrítica: “Creo que se podría favorecer el consumo cultural ampliando los minutos dedicados a la cultura en los informativos. Hay muchas historias, del mundo de la cultura y del mundo social, que se pueden ofrecer al espectador y que inculcarían otros valores en la sociedad. De esta manera, se aportaría un importante granito de arena a mejorar el ambiente general”.

“La cultura no morirá jamás”, asegura José Miguel Terroso.

Al final del día, la cultura es un motor esencial de muchas vidas y, como dice José Miguel Terroso, “está por encima de cualquier medio de comunicación y su supervivencia va de la mano del interés intrínseco del ser humano por la belleza, el arte y el relato”. El poeta inglés Matthew Arnold ya dijo que “la cultura es el conocimiento de lo mejor que se ha dicho y pensado en el mundo”. En consecuencia, el trabajo de la prensa no puede desviarse de transmitir ese saber a la sociedad.