Ana Rosa Quintana sufre un cáncer de mama

La presentadora abandona temporalmente la televisión con el objetivo de centrarse en su tratamiento y recuperación

Ana Rosa Quintana, durante uno de sus programas. Fuente: Twitter @elprogramadear

Ana Rosa Quintana, presentadora de El programa de Ana Rosa, padece por segunda vez cáncer de mama. Por este motivo, ha decidido dejar la televisión temporalmente para centrarse en su familia y en su tratamiento. La vacuna contra esta enfermedad ha comenzado sus ensayos en humanos.

La presentadora del programa matinal de Telecinco ha anunciado que padece cáncer de mama. “Hoy me quiero despedir por una temporada, espero que no sea muy larga, me han detectado un carcinoma en una mama», así lo ha comunicado al inicio de su programa televisivo de este martes. Quintana ha señalado que está localizado y no hay metástasis.

En su intervención, Quintana ha indicado que se encuentra tranquila y ha añadido la importancia de acudir a las revisiones médicas. «Estoy tranquila, confío en mis médicos»,  ha añadido la presentadora. Además, ha agradecido la fidelidad de todos sus espectadores en las mañanas, durante 16 años. «Sé que me voy a curar y que me espera un camino complicado, como conocen muchas mujeres valientes», señalaba la periodista.

En 2018, la presentadora comunicó en directo que había pasado un cáncer de mamá de grado 1, en julio de 2011. En este caso, Quintana no necesitó recibir quimioterapia y fue operada ese mismo agosto. La encargada de sustituirla en esta nueva ausencia es Patricia Pardo, que ya estuvo a cargo del programa durante el pasado periodo estival.

Vacuna contra el cáncer de mama
La primera vacuna contra el cáncer de mama ha empezado su ensayo en humanos. Su principal objetivo es prevenir estos carcinomas. El suero, desarrollado por científicos del Cleveland Clinic´s Lerner Research Institute, se encuentra en su primera fase de pruebas en personas . En este proyecto, participarán 24 mujeres con riesgo alto de desarrollar cáncer de mama triple- negativo, deben haber sido declaradas libres de tumores y haber recibido tratamiento para estudios tempranos de este cáncer en los tres años anteriores.