Nace Universal Poem, un proyecto para crear un poema infinito

La iniciativa, que empezó el 30 de diciembre, busca que personas de todos los países se expresen a través de versos de 70 caracteres

Arrebato Libros
Fachada de la librería Arrebato Libros, uno de los impulsores del proyecto junto con Peru Saizprez, Pepe Olona, Fabio de la Flor y Jorge Álvarez. Entre todos ellos crearon también el festival de Madrid Poetas. Foto Twitter Arrebato Libros (@arrebatolibros).

El poeta granadino Federico García Lorca dijo una vez que “la poesía no quiere adeptos, quiere amantes”. Es a esos amantes a quienes busca Universal Poem, ya que pretende “construir un poema universal”. «Es una campaña de recaudación de versos. Nuestro objetivo principal es llegar a las diferentes comunidades para que todos los seres humanos tengan la oportunidad de expresarse», explican los organizadores.

Para participar en el proyecto, solo hay que ir a la web de Universal Poem y escribir el verso que se quiera. La única limitación es la extensión –el máximo son 70 caracteres–, pero no hay idioma predeterminado, ni tampoco censura alguna en cuanto a lo que se puede decir. Las personas pueden elegir publicar su frase de manera anónima o no, y también existe la posibilidad de participar a través de Twitter con el hashtag #escribeUP.

Los versos aparecerán de forma automática en universalpoem.com, donde, además, el poema está disponible desde su primer verso, “Tengo ligramas en las marachas”, escrito por Dada Saiz Inda. La web también ofrece la posibilidad de buscar palabras clave, autoras y autores, traducir versos o, mediante un mapa, visualizar la participación mundial, según zonas geográficas.

“La idea y la finalidad del proyecto es tener una imagen del ser humano», afirma Pepe Olona, uno de los impulsores del proyecto junto con Peru Saizprez, Fabio de la Flor y Jorge Álvarez. La página web “va a estar siempre abierta, todo el mundo va a poder ir sumando sus versos». «Que cuando nosotros nos muramos este siga escribiéndose, es como un legado de la humanidad”, continúa Olona.

Este proyecto artístico y social pretende llegar a diversos lugares del planeta. Para ello, conforme avancen 2021 y el poema, los versos de este irán apareciendo en pantallas, fachadas, bibliotecas, escuelas, museos y galerías de arte, para que las personas puedan interactuar en directo con la iniciativa y ver al momento cuando publiquen.

“Todos llevamos un verso dentro, hasta la palabra universo lo lleva”, aseguran desde Universal Poem. Y es que, aunque este proyecto nace en Malasaña (Madrid) y cuenta con colaboradores nacionales como Aecid (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo), Acción Cultural Española, bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid o el Instituto Cervantes, las fronteras no son nada para esta acción que pretende ser universal.

Cuenta también con el apoyo de Versópolis, plataforma europea de festivales de poesía y, en esta primera fase, con la financiación de las Ayudas de Europa Creativa de la Comunidad Europea, además de la colaboración de instituciones extranjeras como British Council, University of London y varios centros culturales en Latinoamérica.

«Juntar frases no es poesía»
Este proyecto surge siguiendo lo que algunas personas denominan parapoesía, que es ese tipo de poesía que abunda en las redes sociales y que ha creado el debate acerca de qué entra dentro de este género y qué no.

El poeta mallorquín Miguel Martorell tiene clara su postura con respecto a Universal Poem: «Lógicamente, no se puede considerar un poema. Me parece un proyecto muy bien intencionado, pero se me hace un poco complicado considerar poesía una suma de frases inconexas».

«Que esté el Instituto Cervantes o las bibliotecas públicas de Madrid apoyando esto como si fuese un proyecto de poesía es preocupante, teniendo en cuenta que son instituciones que deberían dedicarse a la protección y al empoderamiento de la cultura -y de la poesía en este caso-. Definitivamente no es poesía», afirma Martorell.

«A veces, el medio se convierte en una buena excusa para definir el fondo, pero no nos tenemos que dejar engañar. Tú puedes tener una buena idea que transmitir en 140 caracteres, pero no por eso lo vamos a llamar novela o poesía», continúa el poeta, haciendo referencia a la parapoesía.

Martorell reconoce que es esa nueva poesía la que más vende actualmente porque ha encontrado una buena acogida entre esa generación «del like rápido», sin embargo, no teme por el futuro de la poesía tradicional: «Nunca ha sido un género literario de muchos. No creo que la verdadera poesía se vaya a extinguir ni que esté en peligro».