498 views 6 mins 0 Comments

El Día de Muertos mexicano traspasa fronteras

- 1 de noviembre de 2023

Una de las celebraciones del mes de octubre es Halloween, una fiesta de origen pagano que tiene lugar el último día de mes, cuando numerosas personas se disfrazan con atuendos terroríficos y llaman a las puertas para pedir dulces con el conocido «truco o trato». Sin embargo, esta tradición toma formas diferentes según la cultura a la que se pertenezca. En México se celebra El Día de Muertos, que lo único que comparte con Halloween es la fecha.

El Día de Muertos nace de las tradiciones indígenas mexicanas para honrar a la muerte y crear un punto de encuentro entre los vivos y los fallecidos. Los vivos crean un camino entre los dos mundos repleto de flores cempasúchil para guiar a los muertos hacia los altares, que son el símbolo más característico de esta fiesta de México.

El altar de muertos

El altar de muertos es un elemento fundamental en el conjunto de tradiciones mexicanas del Día de Muertos. Consiste en instalar altares domésticos en honor a los fallecidos, donde se dejan ofrendas que le gustaban al fallecido, como alimentos, velas o flores. Hay elementos fundamentales que no pueden faltar, como calaveras, los arcos, fotos, imágenes religiosas u objetos personales del fallecido. Se pueden construir de dos niveles, simbolizando el mundo de los vivos y el de los muertos; o de tres, haciendo referencia al cielo, la tierra y el purgatorio. Pamela, una estudiante mexicana de intercambio en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) recuerda cómo lo celebraba: «Nos juntábamos con toda la familia a comer la comida típica. Recuerdo cuando estaba muy chiquita, mi abuela solía poner una imagen de sus padres y prendía una vela».

La Casa de México en España crea todos los años un altar con diferentes temáticas para que aquellas personas, originarias de México o no, honren a sus difuntos. Este año, el altar rinde homenaje a 30 mujeres cuya trayectoria ha destacado en ámbitos como la historia, las artes visuales y escénicas, el periodismo, la literatura, la política, el activismo social, la música y la ciencia. Está decorado con un pasillo naranja, color de la flor típica de esta tradición, que guía hasta el altar, que está compuesto por elementos tradicionales como fotos, velas, agua, pan de muerto, flores de cempasúchil y calaveras de azúcar.

A nivel internacional

Esta celebración fue declarada Patrimonio inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2003, y no conoce fronteras, sin embargo, Catalina Gómez Ortiz, guía de Casa de México destaca: «Al ser una creencia del pueblo mexicano, principalmente, y latino, en general, es importantísimo para su celebración que no se tome como una festividad de Halloween más, sino celebrarlo porque realmente se cree en esto, porque para nuestros pueblos no es simplemente una costumbre festiva. Es una ideología como puede ser una religión, por eso debemos tener esta creencia interiorizada y tenerle un respeto a su origen y su significado, y sobre todo hacerlo desde la información, aprender los símbolos y utilizarlos correctamente, siendo de la parte del mundo que seas».

En la era digital

Las tradiciones se ven afectadas de alguna manera por los dispositivos electrónicos y las nuevas tecnologías, y el Día de Muertos, una de las festividades más importantes y emblemáticas de la cultura mexicana, también se ha visto influenciado por estos avances.

Algunas personas han comenzado a crear ofrendas virtuales en memoria de sus seres queridos. Estas ofrendas a menudo incluyen fotos, mensajes y recuerdos compartidos en línea. Esto permite a las personas mantener vivos los recuerdos de sus seres queridos a través de plataformas digitales. «Los avances tecnológicos significan mucho porque nos permiten conectarnos mucho mejor los unos a otros. La inteligencia artificial y la tecnología en general nos han ayudado, no solo a superar las fronteras físicas sino también las temporales», cuenta Catalina.

Además, la tecnología ha facilitado la comunicación con familiares que viven lejos o que no pueden asistir a las celebraciones en persona. Las videollamadas y las aplicaciones de mensajería permiten a las familias conectarse y participar en la festividad de una manera más cercana, a pesar de la distancia.

Los comentarios están cerrados.