Hallan 100 sarcófagos intactos en Egipto, el mayor descubrimiento en 2020

Las tumbas llevan cerradas más de 2.500 años, y los arqueólogos estiman que se encuentran ahí desde la época entre el Periodo Tardío y la Era Ptolemaica

El secretario general del Consejo General de Antigüedades, Mostafa Waziri, asegura que el nivel social de las momias era un poco más rico que los otros y que eran de la élite, ya que tenían sarcófagos dorados, bien pintados y bien decorados. Foto: Emijrp.

100 sarcófagos han sido encontrados en la zona de Saqqara, que pertenece a Egiptoque -cerca de El Cairo- y que llevaba más de 2.500 años sin ser explorada. Después de que el pasado mes de octubre se hallaran 59 sarcófagos más, el Gobierno egipcio lleva toda la semana esperando anunciar el que han considerado el “mayor descubrimiento de 2020”.

Durante el hallazgo, no solo había un centenar de sarcófagos en buen estado, sino que estaban acompañados de estatuas de madera y 40 máscaras funerarias de la diosa de la necrópolis, Ptah Soker, en tres fosas funerarias localizadas cerca de la pirámide del rey Djoser, de aproximadamente 12 metros de profundidad. Así lo ha detallado el ministro de Turismo y Antigüedades, Jaled al Anani.

Los féretros llevan cerrados más de 2.500 años, y los arqueólogos estiman que se encuentran ahí desde la época entre el Periodo Tardío y la Era Ptolemaica -que abarca desde finales del siglo IV a.C.-, desmintiendo a los expertos que aseguraban que el lugar solo albergaba restos del período Tardío.

Jaled al Anani ha afirmado que los 100 sarcófagos están sellados y pintados, y que pertenecieron a la élite. Además, ha añadido que junto a estos se han hallado también vasos canopos, es decir, recipientes donde se guardaban los órganos internos de los cadáveres ya momificados.

Dos de las estatuas de madera también fueron encontradas dentro de la tumba de un juez de la sexta dinastía, que data de más de cuatro milenios, así lo ha comunicado el secretario general del Consejo General de Antigüedades, Mostafa Waziri. “El nivel social de las personas que estaban enterradas aquí era un poco más rico que los otros. Eran élite y tenían sarcófagos dorados, bien pintados y bien decorados”, explicó el egiptólogo.

“Este lugar solo nos ha enseñado un uno por ciento de lo que esconde”, señala Al Anani.

A pesar de que los 100 sarcófagos son aproximadamente 300 años más modernos que los 59 descubiertos hace unas semanas, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri, afirmó que este es el mayor descubrimiento de este año, no solo por la cantidad, sino también por la calidad y el estado en el que se encuentran los ataúdes.

Según Waziri, todos estos descubrimientos se exhibirán en el Gran Museo Egipcio, que se construirá junto a las pirámides de Giza junto con tres ataúdes más de madera de 3.500 años de antigüedad desenterrados de la necrópolis de Al Asasif, en la ciudad de Luxor.

59 sarcófagos previos
Después de que se anunciara, el pasado mes de septiembre, el descubrimiento de 13 sarcófagos de unos 2.600 años de antigüedad, aproximadamente, en una cámara funeraria situada dentro de un pozo funerario en la necrópolis de Saqqara, al lado de la pirámide del faraón Djoser -de la dinastía III (2592-2544 a.C.)- los arqueólogos siguieron con los trabajos para intentar averiguar qué más secretos guardaba el lugar.

En octubre, las autoridades egipcias anunciaron el hallazgo de 59 ataúdes de madera pintada, que se encuentran en un buen estado de conservación, y todos ellos con sus momias intactas en su interior.

Dos de los ataúdes que abrieron tenían dentro un par de momias prácticamente inmaculadas y vendadas con adornos dorados y de lino. Los sarcófagos datan de la Baja Época, más precisamente de la dinastía XXVI (664-525 a.C.), la última dinastía autóctona previa a que tuviera lugar la conquista persa de Egipto por parte del rey Cambises.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri, afirmó que todas estas momias pertenecen a importantes sacerdotes de la diosa gata Bastet y a altos oficiales del antiguo Egipto, que vivían en la antigua capital, Menfis. “Aquí no solo hay momias de gatos, hablamos de los acólitos de Bastet y encontrar un número tan grande de momias humanas significa que adoraron a esta divinidad durante muchos siglos”, ha señalado Waziri.