“La vida es muy corta, y hay que ser feliz”

David Lafuente, cantante y artista granadino cuenta como es la experiencia de ser famoso, el trabajo que hay detrás y como será su libro.

David Lafuente
David Lafuente

El ex cantante de Auryn, tras la despedida del grupo, ha continuado haciendo música, su último single, que salió en 2021, cuenta con 1980 visualizaciones, además es autor de dos libros, La negra historia de Jimmy Mortier y Los calcetines de Emily Stones.

Después de haber estado en una banda siete años, en 2017, publicó su primera historia literaria, ¿qué fue lo que le inició a escribir?
Tenía una amiga que trabajaba en una editorial, que era Penguin Random House, que era Lorena, desde aquí le mando un beso. A través de ella conseguí el contacto y me lancé. Tenía muchas ideas en la cabeza, soy un chico que siempre estoy creando y sin pretensión de nada, obviamente, no me considero Stephen King, pero creo que tengo mucha imaginación y jugué con eso a mi favor para crear la historia de Jimmy Mortier.

Entre las dos obras literarias publicadas que tiene: La negra historia de Jimmy Mortier y Los calcetines de Emily Stones, ¿ cuál le costó más escribir?
La primera, en realidad, la segunda quieras que no, ya tenía la práctica del primero. El primero fue muy costoso, además la historia se iba enrevesando mucho, había muchos personajes, escenarios, etc.

Yo quería que fuese algo dinámico, que no fuese una historia muy lineal, además era un mundo de las pesadillas que yo creé totalmente de cero, que no existe y no ha aparecido en ninguna película, creo. Era complicado, había momentos que nos atascábamos mucho mi editora y yo, pero ella era mi salvavidas, corriendo desenvolvíamos todo y continuábamos. Pero sí, fue complejo.

Con 20 años se fue a estudiar en el Instituto de Cine y Televisión de Madrid, ¿le costó alejarte de tu familia?
Sí, principalmente de mi familia. Es verdad que yo tenía mis amigos, pero no tenía un gran grupo de amigos porque venía también de haber pasado bullying. Era un chico que estaba en mi mundo y cuando me fui a Madrid lo que más me costó fue alejarme de mi familia porque eran mi gran apoyo de siempre y las personas que estuvieron a mi lado y las que me apoyaban en todo. Pero tampoco fue muy duro, había momentos que sí, que lloraba muchísimo y había días que eran horribles, pero había otros en los que mi familia estaba ahí y me levantaban.

En 2010, con 22 años, fue la primera vez que fue a Eurovisión como candidato con la canción Querer es poder, ¿cómo vivió la experiencia siendo tan joven?
Siempre me presentaba a todo lo que veía y en lo que podía encajar, intentaba que se me abriera la puerta para estar en el mundillo. Yo no conocía a nadie, estaba en Madrid solo y tenía claro que iba a pasar, era como un presentimiento, a todo lo que veía intentaba estar ahí.
Lo de Eurovisión fue una experiencia muy bonita, es verdad que quedé el 120, creo, muy lejos de llegar a la meta, pero al año siguiente fue lo de Auryn y quedamos segundos, entonces, fíjate la ironía de la vida, que yo me presenté a esa oportunidad y quedé el 120, y al año siguiente me cambió la vida.

¿Por qué razón empezó a ser social media mánager en Elviradigital?
Porque la música está muy complicada, sobra que yo lo diga, esto lo sabe todo el mundo del arte, en este país es muy complicado avanzar y hacerte un hueco. Yo llevo desde los 14 años trabajando en la música, me fui a vivir solo, con 17 años, a una orquesta en Córdoba, me fui a trabajar con 19, he vivido tantas cosas, y luego vino Auryn. Estuve cuatro años luchando en solitario y al final el mundo de las discográficas, lo que hay detrás, el management, hay tanta gente que va solo a aprovecharse e intentar usar todo lo que pueda. Psicológicamente, me afectó muchísimo y decidí romper con todo porque necesitaba ser feliz. Con 31 años, tomé la decisión de estudiar otra vez y buscar otra salida, sobre todo, estabilidad, que me permitiese vivir sin abandonar mis sueños y que también me diera estabilidad psicológica. Así que emprendí la aventura del marketing y estoy muy contento.

Desde 2011 hasta 2015, ganó muchos premios con la banda musical Auryn, entre ellos el Mejor disco novel, Mejor Debut Nacional, Mejor Grupo español, etc. ¿Cuál fue el que más le gustó ganar?
 En realidad, todos, todos simbolizan algo y un éxito más en el grupo y poder seguir en la música, pero es verdad que el primer premio no se olvida, fue el Disco del Año, si no me equivoco, que fue en Televisión Española. Y bueno, pues eso no se olvida, imagínate que pone tu nombre, que no te lo puedes ni creer, estás ahí y de repente te dan un premio y dices ¡Madre mía, qué está pasando! Es un reconocimiento de tu trabajo y es muy guay, esa sensación es inolvidable.

Tras la despedida en escenarios con la banda musical Auryn, ¿se plantó dejar la música?
 En ese momento no, fue hace cuatro años, después de estar en solitario me planteé mi vida y para dónde quería ir y qué estaba haciendo con mi vida porque en realidad no iba a ningún sitio. Pero no, cuando se acabó Auryn tenía muchísimas ganas de hacer muchas cosas en el mundo del arte, luego se fue apagando la llama, pero yo estaba superemocionado. No sé si será la edad o la madurez, pero no quiero vivir mi vida sin ser feliz por algo que ves que no tiene resultado. Al final mucha gente que veo en la industria, cantantes, actores, los veo continuamente intentando vender algo que saben que no está funcionando y lo veo triste. La vida es muy corta y hay que ser feliz en el campo que sea, y a lo mejor ya has cumplido tu objetivo en la vida, pero te tiene preparada otra cosa.

Después de tres años de llevar su carrera en solitario, decidió hacer un parón de conciertos con el Tour Invencibles y volver a los escenarios con Un rayo de Luz, ¿cuál fue su sensación al volver a pisar un escenario después de ese tiempo?
Pues muy bonito, al final si ahora volviese a cantar en algún sitio, que no descarto, si algún día me apetece, hacerlo. Pero ahora es personal, no pretender llegar a la gente, vender muchas entradas o que todo el mundo escuche mi música, sino desde algo personal, de que a mí me apetezca subirme a un escenario. Siempre que subes a un escenario es especial, al final me gusta, he estado muchos años de mi vida dedicado a eso y he vivido cosas impresionantes y que nadie me puede quitar. Siempre es muy emotivo, sobre todo cuando ves a la gente que te quiere ver, que está ahí esperándote, es mágico.

David Lafuente Tour Un Rayo de Luz

¿Cree que le ayudó para volver a retomar la música con más energías?
 Sí, paré porque yo estaba muy perdido, hubo un momento en mi vida que no sabía a dónde tenía que ir, la pandemia un poco me vino bien porque yo no había parado desde los 14 años, era pico y pala sin parar, todo el rato de buscar oportunidades y trabajar, no tenía una estabilidad o un lugar donde volver siempre, la pandemia me vino muy bien psicológicamente porque frené. Soy un chico que no se para y con la pandemia, por narices, tuve que parar, entonces me vino muy bien para sanar y volver como yo quería. Funcione o no funcione voy a hacer la canción que yo quiero y lo que creo que puedo dar y el tipo de voz que puedo ofrecer. Estuve trabajando en eso hasta que saqué la canción que coincidía con el segundo libro y uní la versión literaria de David con la versión cantante, y estoy muy contento del resultado.

¿Le ha sido difícil unificar esas dos versiones de usted mismo y unir la canción con el libro?
En realidad no, es muy fácil. Cundo tienes una canción sin saber a qué la vas a dedicar es más complicado componerla, pero cuando tienes una idea de lo que quieres transmitir, solo tienes que dar en la clave en hacer una buena letra y armonía. Como tenía a mi músico que siempre trabajo con él, Marcelo, que es un chico encantador de aquí de Granada, pues siempre cuento con él y ahí nos liamos los dos a trabajar y a sacar ideas y surgió esta canción. Fue muy sencillo por eso, la historia del libro ya la tenía y sabía de lo que quería que hablase la canción, que era de la protagonista.

Además de escritor y cantante, también es compositor, su último single ha sido un Rayo de Luz, ¿ qué es lo que le inspira a la hora de componer?
 Normalmente, las vivencias, experiencias y aquellas cosas que quiero contar. De hecho, tengo dos canciones guardadas en un cajón, pero son muy chulas y no tienen nada que ver con Un rayo de luz, son otro estilo porque yo hago cosas según me viene y a lo mejor algún día salen. Yo cuando compongo me inspiro mucho en las vivencias, cosas que me han pasado o que quiero que la gente escuche o que pueda ayudar a alguien con mi música, ayudarles con mi experiencia con el bullying o en el amor y desamor.

Después de trabajar en un grupo, comenzó a realizar su carrera en solitario y tener que hacer el trabajo solo, ¿se siente más realizado o cree que es demasiado trabajo?
En un grupo sí es verdad que tampoco era fácil, había momentos complicados porque, al ser cinco cada uno tenía también su punto de vista a la hora de componer, crear, de vestir, de todo. En solitario sí tienes más vía libre para hacer lo que te dé la gana y cómo tú quieras ser, vestir, cantar como tú quieras. Creo que las dos partes tienen su dificultad porque al final siempre es una responsabilidad, el mundo del arte es complicado por eso, porque tienes que destacar y hacer algo diferente.

En alguna ocasión, ha afirmado que aún no había encontrado su sonido, ¿lo ha encontrado ya?
Me he dado cuenta en mi búsqueda personal en todos estos años desde Auryn que soy muy polifacético, que no tengo un estilo concreto y a lo mejor es también negativo o, no lo sé, positivo. Es verdad que, a la hora de ubicarte en algún sitio, ya sea leyendo, escribiendo o cantando, me gusta tanto todo que no tengo un estilo ni de cine, ni de película… me gusta todo, si me llega, me llega. Entonces, es verdad que a la hora de yo buscarme me cuesta mucho, pero no lo sé, yo hago un poco lo que me apetece, me dejo llevar, ya no busco mi sitio, sino que creo que mi sitio son todos los sitios.

 ¿En qué punto está su libro autobiográfico sobre el bullying?
El libro ya está a la mitad, llevo unos meses que no escribo nada porque me he dedicado más al trabajo que tengo ahora, y no tengo prisa, ya no tengo esa ansiedad de sacar cosas y de que tiene que salir, así que lo tengo con mucha calma. Pero estoy supercontento de lo que está saliendo, o sea no es tanto autobiográfico, pero sí hay muchas cosas mías en el personaje, lleva también mucha fantasía y mucha ficción. Es un libro que he añadido cosas que a lo mejor no son reales, pero no quiero que se sepa exactamente qué cosas son verdad y cuáles no, entonces lo dejo ahí mezclado todo para que la gente intuya qué cosas han podido pasar o pasaron, pero sí es verdad que la esencia de mi historia está. La historia está basada desde que era pequeñito y luego la evolución de él en la adolescencia, que es más o menos donde trata el libro, que tiene 15 años. Estoy muy contento y tengo muchas ganas de que esté, además me encanta el título, estoy supercontento con ese libro, creo que va a ser muy chulo.

Hace unos años, hizo pública su relación con su actual pareja, Junior Ferbelles, ¿qué consejo le darías a esas personas que no se atreven a decir a quien quieren por miedo al rechazo social?
Siempre se han vivido situaciones complicadas, pero es verdad que ahora mira todo lo que está pasando con el mundo en general. Creo que todavía queda mucho camino para que los derechos sean totalmente libres y es muy fácil decir, échale valor, cuéntalo, sal del armario. Es muy fácil, pero depende de la situación en la que te encuentres, no es lo mismo un futbolista que una persona que vive con una familia que lo adora en Granada, como yo. Yo creo que, como consejo, que dentro de la situación que tengas intentes echarle muchísimo valor y quererte mucho a ti mismo y pensar que la vida es muy corta como para pasarla sin ser quien quieres ser, porque es muy triste, creo que no puede haber nada más triste que ser algo que no quieres ser o no sentir amor porque no te dejan o no poder expresarlo, que al final, es más, no es un delito, es amar a quien te de la gana o acostarte con quien te de la gana.

Lo de la homosexualidad es un odio irracional, no sé, si a mí un hombre se acuesta con una mujer no me quita el sueño, no sé por qué hay tanto hincapié con ese tema, esa obsesión con los homosexuales, es que no lo entiendo y es algo irracional en mi cabeza, pero bueno. Mucho valor y para adelante, la vida es muy corta y que, si todos luchamos un poquito, nosotros estamos así porque mucha gente tiempo atrás luchó por nosotros y dio el paso de, en situaciones muy difíciles dar el paso hacia delante, creo que tenemos que hacer lo mismo, luchar pase lo que pase para que se siga abriendo la veda y se siga mejorando la situación en el mundo y sobre todo los derechos humanos.