El divorcio aumenta el riesgo de maltrato psicológico a los hijos

- Desmarcar - 28 de febrero de 2023
Fuente: Pixabay
1.051 views 3 mins 0 Comments

El maltrato psicológico “maltrato de obra a superior” es una forma de violencia no física que deja secuelas bastantes graves según la psicóloga forense y mediadora familiar María José Alemany.

Este tipo de maltrato se puede dar en diversas ocasiones pero, la mayoría de casos, ocurre en situaciones de separación de padres que tienen hijos en común, y son estos últimos los que reciben los golpes invisibles. Por la dificultad de mostrar las pruebas de dicha agresión, y edad a la que se les es provocada, el porcentaje de casos registrados en España es muy impreciso e incluso inexistente. 

Algunas de las maneras en las que se lleva a cabo este tipo de maltrato son con pequeñas acciones, tan sutiles que el afectado puede no darse cuenta: ataques verbales; insultos y vejaciones; restricciones, ya sea tener el control ajeno de la vida social o el ámbito económico del abusado; amenazas e intimidaciones, relacionadas con promesas de violencia, destrucción de objetos personales, juguetes o peluches de valor sentimental; abusos, en el sentido de pérdida de la dignidad en público, etc.

Motivos por los que los padres pueden hacer daño a sus hijos

Diferentes casos llevados por María José Alemany  llegan a la conclusión de que la propia rabia y frustración de la situación hace desahogarse de manera consciente o inconsciente hacia los hijos. Los motivos se deben a que son una figura débil, por lo que no tiene fuerza a defenderse, que recuerdan a la expareja, lo cual genera rabia. Es complejo saber si el causante de este abuso lo hace de manera consciente o no, ya que en la mayoría de los casos detectados, los responsables niegan esas conductas.

Algunas de las secuelas más comunes provocadas en las víctimas son los problemas de alimentación, abuso de sustancias como drogas y alcohol, desconfianza a la gente y, por tanto aislamiento, inseguridad con su cuerpo derivada a dismorfia corporal, problemas de sueño, conductas sexuales muy tempranas, poco rendimiento académico…

Estos hechos se mezclan con un sentimiento de culpabilidad, por no ser conscientes de la propia situación.

Para salir de esta situación de maltrato, los expertos recomiendan cortar esa relación, pero en estos casos es prácticamente imposible; contar con puntos externos de apoyo, como amigos, profesores…; y recibir ayuda profesional

 

 

Los comentarios están cerrados.