El Vaticano vacuna a 1.200 pobres en Semana Santa

Con el objetivo de ejercer la caridad hacia los más necesitados, el Vaticano ha concedido la oportunidad de hacer donaciones online para pagar las vacunas

El papa Francisco, durante el viaje a Irak este año. Foto: El Vaticano.

La oficina de la Santa Sede que se encarga de ejercer la caridad en nombre del papa, la Limosnería Apostólica, ha anunciado este viernes que el Vaticano vacunará contra el coronavirus a 1.200 mendigos y personas marginadas o sin hogar, durante la Semana Santa. La mayor parte de los pobres a los que se les administrará la vacuna viven en las calles cercanas a la plaza de San Pedro.

Tal y como se ha señalado en el informe de la Limosnería Apostólica, la campaña de vacunación tendrá lugar “durante el período previo al Domingo de Resurrección-Resurrección del Señor”. Además, las dosis empleadas serán de Pfizer-BioNTech, y forman parte de las reservas, pues los habitantes y empleados ya han sido vacunados. También se utilizarán las ofrecidas por el Hospital Lazzaro Spallanzani.

“Durante la Semana Santa, dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, compradas por la Santa Sede y suministradas por el Hospital Lazzaro Spallanzani, a través de la Comisión Vaticana Covid-19, se destinarán a vacunar a 1.200 personas entre las más pobres y marginadas, que son las más expuestas al virus por su condición”, ha señalado el comunicado.

El proceso de vacunación se realizará en las instalaciones destinadas a ello, dentro del Aula Pablo VI del Vaticano, y se hará con la vacuna que se le administró al papa y a los empleados de la Santa Sede.

Con respecto al uso de la vacuna, el papa ha alentado, en varias ocasiones, a la gente a vacunarse, y ha indicado que es una manera de ser responsables con los demás y es importante para el “bienestar colectivo”. Con el objetivo de ejercer la caridad hacia los más necesitados, el Vaticano ha concedido la oportunidad de hacer donaciones on line, en la cuenta de la caridad de la Santa Sede.

“Los médicos y trabajadores de la salud serán los voluntarios que trabajan permanentemente en el consultorio Madre di Misericordia, ubicado bajo la columnata de Bernini (en la plaza de San Pedro), los empleados de la Dirección de Salud e Higiene de Gobernación de la Ciudad del Vaticano y los voluntarios del Instituto de Medicina Solidaria y el Hospital Lazzaro Spallanzani”, ha indicado el escrito.

Según ha explicado la nota, la intención es “concretar los llamamientos del papa Francisco para que nadie quede excluido de la campaña de vacunación anti covid-19, la Limosnería Apostólica vuelve a estar cerca de las personas más frágiles y vulnerables”.