La pandemia causa estragos en la cultura

La cantante Dear Leo cuenta a "Mirada21.es" su experiencia profesional durante la pandemia de la Covid-19

Carteles reivindicando que la cultura es segura en tiempos de pandemia. Foto: Xavier Cervera

El coronavirus provocó un confinamiento domiciliario en España entre marzo y mayo. Debido a este hecho, los actos culturales, como obras de teatro, conciertos o galas de premios se cancelaron parcialmente hasta nuevo aviso, esto hizo que la cultura estuviese movilizada.

Mirada21.es ha hablado con Nuria Martín, la artista que hay detrás del proyecto de Dear Leo, una cantante que representa dentro del panorama indie español a los cantantes emergentes.  

A día de hoy, Nuria Martín cuenta con un EP (Extended Play), un LP (Long Play) y varios singles, su música estaría dentro del indie–pop y canta tanto en español como en inglés. Después de llevar varios años en la música, hay veces que no podría considerarlo como un trabajo estable.

Foto: Instagram de Dear Leo

El año 2019 fue bueno para la cultura y principios de 2020 también lo fue, hasta que llegó la pandemia. Las artes escénicas, la música y el audiovisual en España presentaban unos buenos datos, que suponían una recuperación de la crisis del año 2008. Sin embargo, ahora todo indica que al cerrar este 2020 marcado por el coronavirus, las estadísticas darán completamente la vuelta. Es lo que se deduce del Anuario de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), que recoge las cifras del sector. En 2019, el Ministerio de Cultura y Deporte del Gobierno de España publicó mediante la encuesta realizada de Hábitos y Prácticas culturales que el consumo cultural en España estaba creciendo, aumentaron los lectores, la asistencia al cine y las visitas a museos, monumentos y exposiciones. El principio de 2020 siguió la estela de ese 2019 hasta que la pandemia llegó a España, los artistas, museos y plataformas se reinventaron, conciertos online en Instagram, bibliotecas online, representaciones de teatro vía streaming… El confinamiento hizo emerger las opciones de ocio sin moverse del sofá. El director ejecutivo y cofundador de la plataforma Wegow, Jose María de Ozamiz, asegura que estos cambios han hecho que la gente viese y conociese este tipo de formatos a los cuales no estaban familiarizados. 

Fuente: Brandwatch Consumer Research

A día de hoy, para los artistas emergentes es complicado el poder vivir de su música porque no cuentan con los streams necesarios. Para Nuria Martín, personalmente, en la pandemia ha contado con ese punto a favor ya que al tener otro trabajo y no tener esa presión económica puede gestionar su proyecto de otra forma. Aclara que el sentimiento de bloqueo es generalizado entre todos sus compañeros artistas y la complicación que se les ha presentado al no poder hacer planes o pensar a largo plazo.

 Los más perjudicados hemos sido los emergentes y las salas”, declara Nuria.

En medio de la pandemia muchos de los artistas del panorama musical han atrasado y pospuesto sus proyectos musicales, afectando así a su carrera. En este caso, Nuria lanzó su primer disco a principios de la Covid-19, ella misma creía que todo iba a pasar en un mes, por lo que no pensó en retrasarlo. A posteriori, viendo todo la situación si que se hubiese planteado aplazarlo y haberlo lanzado de otra manera, más espaciado.

“Si lo hago, lo quiero hacer bien, lo quiero hacer a lo grande”, declara sobre su concierto cancelado debido a la situación.

La enseñanza y experiencia es algo que ha unido a todos los artistas, Nuria Martín señala que se ha dado cuenta de que se pueden hacer las cosas más lentas, más organizadas y más perfiladas. Ella misma declara que estando en el confinamiento ha trabajado a distancia con su productor y que ha podido sacar varias covers, que el público ha recibido con gran acogida. Martín expone: “Me llevaría el vivir la música como algo más espontáneo y menos planificado, ya que la pandemia nos ha enseñado a todos que no siempre los planes se pueden mantener y que hay que saber adaptarse”.

“No siempre los planes se pueden mantener”, declara Nuria Martín.

A las 20:00 h, las calles se llenaban de ventanas abiertas con aplausos y música, esta tuvo un papel fundamental para las personas a las que hizo reír, bailar y llorar. Para Nuria Martín, la banda sonora de la Covid-19 sería la canción Love is all you need de The Beatles porque un día que en un barrio madrileño, mientras la gente salía a protestar con las cacerolas, hubo una casa que puso esa canción a todo volumen. Asegura que en ese momento notó la generosidad de la gente, ya que ahora se necesita mucho amor y un poquito menos de odio.

Festival Yo me quedo en casa
A las semanas de haber empezado el confinamiento, muchas cuentas de Instagram se sumaron a la iniciativa del festival Yo me quedo en casa, así la música no dejaría de sonar y la cultura seguiría viva. Llegaron a participar artistas como Sofia Ellar, Beret y Edurne, entre otros muchos.

“Tengo sentimientos encontrados con esto y siento que el tiempo me ha dado la razón. Si pudiste ver eran conciertos gratuitos, pero en el momento en el que hay una cuenta o una organización que hace el festival y no está remunerando al artista pues hay un poco de controversia”, declara Nuria Martín.