No elegir bien la carrera, principal miedo de los universitarios

La desmotivación, la ansiedad y las dificultades económicas son algunas de las causas que provocan que los jóvenes abandonen la universidad

Imagen de depositphotos

El Ministerio de Universidades dice que un 11% de los universitarios abandona la carrera y no vuelven a estudiar. Esta decisión la llevan a cabo en la mitad de su primer año. Tan solo un 11,9% de los descontentos con su grado realizan un cambio de carrera.

La desmotivación, la ansiedad y las dificultades económicas son las principales causas que provocan que los alumnos abandonen la universidad. Las cifras de abandono han hecho que el Gobierno destine 2.000 millones de euros a becas para los estudiantes. De esta manera se intenta paliar una de las razones, pero no todas.

María Jesús Rodríguez, del Gabinete de Orientación Educativa (GOE) de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), destaca que entre los motivos por los que los estudiantes abandonan la carrera se encuentran tener que tomar a una temprana edad una decisión vital, por no ser su vocación y por presión familiar.

Rodríguez remarca que tomar la decisión de dejar la carrera es difícil, por ello debemos contar con ayuda académica profesional que oriente y que ayude. Además dice que «en ningún momento se planteen el curso presente como un año perdido, ya que toda experiencia en la vida supone un aprendizaje».

Para evitar escoger una carrera errónea, María Jesús Rodríguez destaca que hay que tener en cuenta las propias habilidades («¿tengo capacidad para llevarla a cabo con éxito?»), los gustos («en qué se les pasa el tiempo volando»), los intereses profesionales («¿dónde me veo en el futuro?, ¿en qué creo que voy a disfrutar?») y pedir consejo a profesionales «que ya están trabajando» en lo que le gusta al alumno.

Cambiarse de carrera y no ir a curso por año es algo que ha de normalizarse, ya que es común entre los jóvenes.

Historias que exhiben la realidad
Pablo González era un estudiante de primer año de Ingeniería de Materiales. En apenas tres semanas, se dio cuenta de que no entendía el contenido de las asignaturas y que no tenía ánimo para ir a clase. Al darse cuenta que era infeliz, decidió cambiarse al Grado de Economía. Sin duda, sabe que está en la carrera adecuada porque como él dice: «tengo ganas de ir a clase, que es algo que no me había pasado nunca».

María Pérez empezó con un Grado superior de Animación, y después del primer año se cambió a Asesoría de Imagen Personal y Corporativa, que cursó entero. Supo que no le gustaba porque no sentía emoción por nada de lo que estudiaba. Tras esto, decidió seguir su sueño de trabajar en una editorial, y, a pesar de no estar segura de si le gusta Periodismo, sabe que el destino le gustará.

Pablo Sánchez era un estudiante de segundo de Biotecnología. En su caso, se sentía a gusto, pero no sentía que fuera la carrera correcta: » Siempre me ha gustado, simplemente creía que no era la carrera adecuada para mí, y no me veía en un futuro trabajando de lo que estaba estudiando». Actualmente, estudia Periodismo Deportivo, y aunque no sabe si será la carrera idónea, sabe que será la carrera idónea, está cómo porque le gusta expresarse en público y todo el mundo de los deportes.