“Cataluña siempre ocupará un lugar especial en mi corazón”

Leonor pronuncia su primer discurso en los premios Princesa de Gerona. En él, habló en español, catalán, inglés y árabe.

Después de su debut en los Premios Princesa de Asturias, la princesa Leonor acudió acompañada por sus padres, los reyes de España, y su hermana, la infanta Sofía, a la entrega de la décima edición de los Premios Princesa de Girona, donde ha enunciado parte de su discurso en catalán.

Leonor ha asistido por primera vez a un acto oficial en Cataluña y aunque el evento estuvo marcado por la presencia de separatistas que protestaban a las puertas del Palacio de Congresos, la princesa aseguró querer honrar a la Fundación Princesa de Girona llevando con orgullo su nombre por Cataluña, el resto de España y todo el mundo.

“Desde muy pequeñas, a mi hermana, la infanta Sofía, y a mí, nuestros padres nos han hablado de Girona y de Cataluña con verdadero afecto. Gracias a ellos, sabemos muchas cosas de la historia y la cultura catalanas”, ha señalado la heredera al trono.

“Gracias por escucharme en un día tan importante para mí”. La princesa inició el discurso en castellano dando gracias y calificando como “emocionante” poder hablar en el décimo aniversario de la fundación. Después, dedicó unas palabras de cortesía y felicitación en inglés, en las que declaró su admiración a los cinco premiados (Ignacio Hernández, Rafael Rodríguez, Begoña Arana, Xavier Ros-Oton y Maria Jammal) y posteriormente se dirigió a la psicóloga Maria Jammal, también galardonada, con una pequeña parte de la intervención en árabe.

El rey Felipe VI tomó la palabra cuando acabó su hija y bromeó diciendo: “Me lo ha puesto difícil”. Además, declaró que la princesa “está empezando a asumir sus obligaciones con ilusión y sentido del deber”.

En buena parte de su discurso en catalán, el Rey, después de felicitar a los cinco galardonados, aprovechó para hablar de la situación en Cataluña y decir que “no pueden tener cabida ni la violencia, ni la intolerancia ni el desprecio a los derechos y libertades de los demás”. Felipe VI concluyó diciendo: “Un mundo en el que nuestros jóvenes no pueden vivir aislados, recluidos en fronteras impermeables. En el que las fronteras hoy las marcan el conocimiento, la formación, la educación, la investigación; también los valores humanísticos que inspiran la defensa de un mundo más justo, más solidario, más sostenible”.