Liberan a 14 mujeres de una red de explotación sexual

Los prostíbulos abrieron durante el confinamiento y las personas retenidas contra su voluntad eran sancionadas económicamente por enfermar o por ducharse, además de ser obligadas a consumir estupefacientes

La Policía Nacional llevó a cabo una operación contra la trata en Valencia, Alicante, Murcia y Almería, con la que consiguió liberar a 14 mujeres y detener hasta 20 integrantes de una red criminal, nueve de ellos han ingresado en prisión. Entre las condiciones laborables de las mujeres se encontraban multas económicas por enfermar o ducharse, 12 horas labores diarias, además de tener que consumir estupefacientes por obligación.

Los encargados de los locales estipularon un sistema de multas por el que sancionaban a las mujeres en el caso de enfermar (aun en situación de pandemia y sin medidas sanitarias), o incluso por ducharse, ya que no estaban permitidos los descansos durante las 12 horas laborales. Estas multas ascendían a 400 euros en el caso de enfermar y hasta 200 si se aseaban después de un servicio. Algunas de las mujeres adquirían deudas de hasta 4.000 euros y tanto ellas como sus familias eran amenazadas con el fin de que saldasen las deudas lo antes posible.

A los 20 detenidos se les investiga por presuntos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, tráfico de drogas, favorecimiento a la inmigración ilegal y blanqueo de capitales, entre otros.