Leopoldo López aborda la situación de Venezuela en la UFV

López Gil ha explicado que nadie puede autonombrarse líder, y que o convences y eres líder, o solo eres un "hablador de pendejadas"

Leopoldo López Gil, diputado en el Parlamento Europeo, durante su intervención en la UFV.

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) acogió este lunes al diputado en el Parlamento Europeo, Leopoldo López Gil, en una mesa de análisis que tenía como objetivo debatir y abordar asuntos políticos y de actualidad, y que se transmitió telemáticamente. Además, el evento tenía interés por su experiencia como voz de Venezuela en el Parlamento Europeo y ha tratado temas como el papel que juega España en la defensa de los intereses de Iberoamérica.

Leopoldo López Gil ha comenzado su intervención explicando que hablar de política y/o de políticos no se debe tratar con desprecio, pues los seres humanos desean vivir en “libertad y democracia”, y ha recalcado que una no puede vivir sin la otra. López Gil ha hecho referencia al estado de la democracia con una comparación, según ha explicado, la democracia se parece a los bosques, es decir, pueden ser “lindos, preciosos o gratos para pasear” si están bien cuidados. Sin embargo, estos también pueden ser árboles caídos, rotos o secos.

“La democracia, como los bosques, necesitan buenos jardineros”, ha comparado López Gil.

Aunque ha explicado que es sabido por toda la gente las limitaciones que tienen los recursos, llama a los jóvenes y les ha señalado que son los jardineros del futuro, los que deben “mantener el bosque de la democracia”. “La democracia sola no sobrevive, y lo estamos viendo en España con argumentos poco válidos”, ha declarado López Gil para después comentar que se refiere a las recientes manifestaciones por la libertad de expresión. También ha asegurado que estas no justifican los desmanes que se provocan en las ciudades.

El diputado ha contado como se dio cuenta de la complejidad del Parlamento una vez que llegó. Ha expuesto que en el organismo se discute “la esencia de la voluntad y lo que se quiere como destino para el futuro”. Además, durante su cargo como coordinador en la Comisión para Derechos Humanos, trataba temas involucrados a nivel europeo y mundial -como la educación, las mujeres, los niños, el agua potable en algunos países, etc-.

La moderadora del evento y profesora en Acción Política, María Ángeles Muñoz, junto al diputado del Parlamento Europeo, Leopoldo López Gil.

Con respecto a lo que Europa puede hacer en casos particulares y políticos en otras partes del mundo, López Gil ha remarcado que él forma parte de otro cuerpo que se ha desarrollado desde el Parlamento Europeo, el EuroLat, es decir, la Asamblea Parlamentaria Europea-Latinoamericana. Entre los trabajos que realiza allí, ha hecho una comparación con el caso de un rapero cubano y Pablo Hasél. El político hace una labor por defender los derechos del rapero de Cuba, que canta a la libertad, y, sin embargo, el rapero español canta a la violencia.

La situación de Venezuela
En referencia a la situación, logros o cambios en la situación de Venezuela, López Gil ha comentado que es un tema “muy complejo”. “Venezuela tiene una mafia que se ha disfrazado de políticos”, ha declarado el diputado. Además, ha insistido en que la ideología que tiene es “falsa” pues, tal y como cuenta, pretende sustituir los valores que habían logrado desde 1945. Desde 1958, y según explica el diputado, empezó la “verdadera democracia”, tras la caída de la dictadura militar.

Durante esa época, había representación de todos los partidos políticos, desde la extrema izquierda a la extrema derecha. “Era una democracia que tenía muchos errores, pero generó una clase media poderosa como no existía en el continente, un poder adquisitivo inmenso y un nivel de vida muy bueno”, ha aclarado el político.

El miembro del Parlamento Europeo ha apuntado que el 86% de la población venezolana está en la pobreza y el 58% de la población infantil está desnutrida, y se pregunta si realmente valía la pena sacrificar tanto. “Lamentablemente, hay quien justifica tener 300 presos políticos”, ha manifestado López Gil.

“No solo se acaba tu vida privada, se acaba la vida privada de tu familia”, apuntó López Gil.

Además, abordó el tema del anonimato en la política, y explicó que es “lo más incómodo de la política”. Desmiente que en política se pueda tener vida privada, y pone el ejemplo de que, quizás, se quita la mascarilla un segundo en la calle y salen titulares como “Diputado abusando de la sociedad”, cuando realmente solo se le había olvidado, explicó.

Con respecto al encarcelamiento de su hijo, Leopoldo Eduardo López Mendoza, él explicó que incitó a su hijo a que se entregara. “Él había escogido esta vida, y no entregarse era traicionar todo lo que él había predicado”, ha declarado el diputado. Según cuenta, su hijo no quiso el exilio, pues le dijo a su madre que, de ser así, sería “un prisionero de mi propia alma”.