Laura Borràs, elegida presidenta del Parlamento de Cataluña

La representante de Junts per Catalunya ha conseguido ser investida gracias al apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya y la abstención de la CUP

El Parlamento de Cataluña se constituyó, el 13 de marzo de 2021, con el nombramiento de Laura Borràs, de Junts per Catalunya, como presidenta de la Cámara. Durante su discurso de investidura, Borràs reivindicó el derecho a la autodeterminación de la comunidad autónoma. “La legislatura que abrimos debe marcar un punto de inflexión en el avance hacia la independencia de Cataluña porque así lo han querido y decidido más de la mitad de los ciudadanos”, afirmó. 

Las elecciones catalanas del pasado 14 de febrero, marcadas por la abstención, dieron al Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) la victoria en votos, con 33 escaños. Sin embargo, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) es el partido que tiene la llave para abrir un Gobierno independentista -junto con el apoyo de partidos como Junts per Catalunya o la CUP- o uno progresista, con el PSC. Las dos alianzas suman 74 escaños. Tras semanas de diálogo, Borràs, imputada por un presunto caso de corrupción, ha sido la elegida para presidir la Cámara y sustituir a Roger Torrent, de ERC, quien tiene una querella de la Fiscalía por desobediencia. 

Reparto de escaños del Parlamento catalán tras las elecciones autonómicas celebradas el 14 de febrero de 2021.

Laura Borràs ha obtenido 64 votos, que han sido la suma de los partidos de Junts per Catalunya y los de Esquerra Republicana. Sin embargo, la CUP se ha desmarcado y ha votado en blanco. La número dos del PSC, Eva Granados, ha sido segunda, con 50 votos, y ha recibido el apoyo de En Comú Podem, Ciudadanos y el PP. Vox ha votado en blanco. 

Tras la elección de la presidenta, el pleno eligió a Anna Caula, de ERC, y Eva Granados, del PSC, como vicepresidentas primera y segunda, respectivamente. Además, Ferran Pedret, del PSC, Jaume Alonso-Cuevilla, de Junts per Catalunya, Pau Juvillà, de la CUP, y Rubén Wagensberg, de ERC, han sido escogidos secretarios de la nueva Mesa parlamentaria. Por tanto, Vox, En Comú Podem, Ciudadanos y PP no tendrán representación en el órgano del Parlamento catalán.

La oposición ha mostrado su desacuerdo en el resultado de la elección. Alejandro Fernández, líder del PP en Cataluña, se ha manifestado en contra de Borràs y ha enumerado las razones por las que no debería ser presidenta. También, Ciudadanos ha mostrado su preocupación por la presencia de “una mayoría antisistema” dentro del Parlamento. Vox, que cuenta con representación por primera vez, ha compartido su malestar. Los miembros de este partido han llegado acompañados por Santiago Abascal, y, durante su entrada, algunos simpatizantes se han acercado con banderas de España y una pancarta que ponía: Ja hem passat (Ya hemos pasado), en respuesta al lema republicano no pasarán”, propuesto por los partidos independentistas.

“El Parlamento debe persistir”
Tras pedir un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus, Borràs defendió en su discurso el trabajo de los independentistas durante el procés. “Mi objetivo es continuar el trabajo donde Forcadell lo dejó”, explicó en referencia a Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento de Cataluña, condenada por sedición y presente durante la investidura. 

Laura Borràs ha obtenido 64 votos, gracias al apoyo de Junts per Catalunya y Esquerra Republicana.

Durante el discurso, Borràs señaló que suponía “un gran honor” dirigir la Cámara catalana. “Tengo una plena conciencia de la enorme responsabilidad que supone presidir una Cámara que ha sido, es y será uno de los objetivos de la guerra sucia del Estado español contra Cataluña”, argumentó durante el acto.  También, explicó que, en su opinión, Cataluña vive una “excepcionalidad democrática” por la existencia de “presos políticos” y “exiliados”, además de que las elecciones del 14 de febrero se convocaron tras una “arbitraria inhabilitación del presidente Quim Torra”.

Asimismo, Borràs prometió delante de la Cámara “completar el camino hacia la liberación nacional” de la autonomía. “Ningún tribunal ni la cárcel nos hará renunciar a nuestras ideas”, explicó la nueva presidenta. También, afirmó que la voluntad del Parlamento es la de “ser y persistir”, aunque, según Borràs, España quiera “laminarlo, controlarlo y abolirlo”, a través de la aplicación “ilegítima” del artículo 155 de la Constitución española. La presidenta defendió, también, que en el Parlamento “se tiene que poder hablar absolutamente de todo” y pidió el mantenimiento de la “inviolabilidad, sin injerencias del Poder Judicial».