Las elecciones catalanas se aplazan al 30 de mayo

Con el cambio de fecha, el llamado “efecto Illa” se ve en la cuerda floja, pero el PSC niega que vaya a suponer un problema para la candidatura de Salvador Illa, aunque ya no contará con el factor sorpresa

La Diputación Permanente del Parlamento catalán, en la sesión del 13 de enero. Foto: Parlamento de Cataluña.

El Gobierno catalán y los partidos del Parlamento autonómico han decidido suspender las elecciones previstas para el 14 de febrero y aplazarlas al 30 de mayo, en la reunión de este viernes en la Cámara Legislativa catalana. La razón de este movimiento en el calendario es el alto número de contagios por coronavirus. Sin embargo, la decisión de cambiar la fecha no ha sido aprobada por unanimidad, pues el PSC y el PDeCat querían que fuera un día más próximo al 14-F.

El PSC, que no estaba a favor del traslado de fecha, ha manifestado que impugnará la celebración electoral si se aceptan nuevas coaliciones o candidaturas. “Se puede cambiar la fecha, pero no las reglas del juego”, ha señalado Miquel Iceta, quien ha representado a los socialistas este viernes en el Parlamento y ha declarado: “La victoria de Salvador Illá se producirá el 30 de mayo como se hubiera producido el 14 de febrero”.

“La suspensión de un trámite electoral de este calibre no está contemplada en la Ley Electoral General”, advirtió Campo.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, manifestaron el rechazo del aplazamiento por parte del Gobierno. Campos advirtió de lo que supone aplazar unas elecciones. “Estamos hablando de democracia, de Estado de derecho y de derechos fundamentales. Por tanto, cuidado con lo que estamos jugando”, señaló.

Vox se ha unido a la negativa del PSC y ha anunciado que estudiará el decreto de la convocatoria para impugnarlo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Si este lo ve pertinente, lo deberá trasladar a la Junta Electoral Central. Vox considera que se debería votar en el plazo que se había marcado, y que el cambio de fecha se debe al beneficio de los partidos separatistas.

Con el retraso, el llamado “efecto Illa” se ve en riesgo de ser diluido, pero el PSC niega que el traslado de las elecciones vaya a suponer un problema para la candidatura de Salvador Illa. A pesar de eso, admiten que el aún ministro de Sanidad ya no podrá contar con el factor sorpresa.

El Govern ha justificado el cambio de las elecciones debido a que el Departamento de Salud de la Generalitat ha presentado unos informes en los que se calculaba que el 14-F los contagios en Cataluña podían llegar a 9.000, el doble de los que hay ahora (4.500).

A consecuencia de la pandemia, las fechas de solicitud de voto por correo han sufrido algunas alteraciones. La Ley de Régimen Electoral General dice que el voto puede solicitarse “a partir de la fecha de la convocatoria y hasta el décimo día anterior a la votación”, esto es, hasta el 20 de mayo.

Esta ley también mantiene que las personas con derecho a voto que residan en el extranjero pueden votar por correo si envían a la oficina consular el sobre con la decisión y la documentación necesaria, siempre y cuando lo hagan cinco días antes de las elecciones.