La Fiscalía investiga las protestas contra inmigrantes en Canarias

La investigación se basa en posibles delitos de odio, ya que se intentaron organizar grupos de WhatsApp para agredir a las personas que habían llegado en pateras

Manifestación en Canarias en contra de la llegada masiva de inmigrantes y de la gestión del Gobierno, en noviembre de 2020. Foto: Twitter David Arranz (@DavidArranzVox)

La Isleta, El Lasso y Maspalomas, en Gran Canaria, fueron el escenario de concentraciones en contra de la inmigración. La Policía Nacional controló las manifestaciones, cuyos asistentes criticaban la gestión política del fenómeno migratorio y culpaban a la Unión Europea de la situación: “Nos están convirtiendo en Lesbos”.

Las protestas han sido una constante en Gran Canaria desde hace dos semanas, debido al incremento de los altercados protagonizados por personas inmigrantes. El último, una pelea entre jóvenes canarios y marroquíes, tuvo lugar en el barrio de Las Rehoyas. Este hecho desencadenó una protesta pocos días después, que se prolongó más allá del toque de queda.

La fiscal jefe de Las Palmas, Beatriz Sánchez, ha ordenado este lunes abrir una investigación por posibles delitos de odio contra algunos de esos manifestantes, ya que al parecer intentaron organizarse en grupos a través de WhatsApp para agredir a los inmigrantes.

La Fiscalía investiga, concretamente, varios foros y mensajes con llamamientos expresos a desplazarse en grupos al sur de Gran Canaria y atacar a los inmigrantes que están alojados temporalmente en los centros de acogida, según ha informado Beatriz Sánchez a EFE.

A la sensación de inseguridad provocada por algunos delitos e incidentes protagonizados por inmigrantes se le suma la desinformación que hay en torno a los sucesos. La Policía ya ha tenido que desmentir bulos referentes a los migrantes, algunos de ellos incluso culpándolos de homicidios.

La Fundación Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca ha denunciado que los usuarios del campamento que gestiona, un colegio en el barrio de El Lasso, en Las Palmas de Gran Canaria, sufren amenazas y agresiones, y que las instalaciones son apedreadas de forma continua. Al menos siete de sus residentes fueron agredidos entre el lunes y el viernes de la semana pasada.

“Basta de tirar piedras al interior del centro. Ya basta de recibir a nuestros nuevos vecinos al grito de ‘terroristas’. Ya basta de amenazas. Ya basta de agresiones. En definitiva, que ya basta de culpabilizar a los otros de nuestra disconformidad con las decisiones políticas que se están tomando”, aseguraba esta fundación en un comunicado.

La Fiscalía ya había anunciado que permanecería alerta ante cualquier comportamiento que incitara a la xenofobia contra los inmigrantes llegados en pateras, así como que estaba en contacto con la Policía y la Guardia Civil para conocer las medidas que estaban tomando para evitar incidentes. Aunque aún no tienen conocimiento formal de ningún altercado concreto, como el de El Lasso, el portavoz de la Fiscalía ha asegurado a EFE que serán investigados si la Policía le remite información sobre los sucesos con detalles que considere que pueden ser constitutivos de delito.