El Sáhara Occidental tensa las relaciones entre Marruecos y España

Las relaciones diplomáticas entre España y Marruecos tienen altibajos, con etapas de cordialidad, pero también con momentos de tensión como el que se está viviendo en Ceuta

Protectorado de Marruecos
Marruecos fue un protectorado francés desde 1912 hasta marzo de 1956. Foto: PICRYL

Noticia redactada por Cristina Camacho y Nuria Usero 

Uno de los hechos que marcó las relaciones entre Marruecos y España fue la Marcha Verde, que supuso la invasión marroquí del Sáhara Occidental. El 6 de noviembre de 1975, cuando Franco ya agonizaba y el Sáhara seguía siendo colonia española, el rey Hasán II arengó una marcha pacífica en la que 350.000 civiles marroquíes atravesaron la frontera e invadieron el territorio. Este hecho ocurrió a pesar de que ya en aquel momento la ONU había aprobado varias resoluciones en las que avalaba el derecho de los saharauis a celebrar un referéndum de autodeterminación. 

La respuesta de España a este suceso fue la negociación de los Acuerdos Tripartitos de Madrid, por los cuales dejaba el Sáhara en manos de Marruecos y Mauritania -esta última acabaría abandonando la zona años después-. Numerosos saharauis tuvieron que huir a campos de refugiados argelinos, y muchos continúan ahí, 46 años después. Además, los saharauis que se quedaron en el territorio ocupado por Marruecos denuncian constantes violaciones de los derechos humanos. 

“La Marcha Verde fue una marcha pacífica en la que miles de marroquíes atravesaron las fronteras del territorio saharaui”. 

Durante los últimos años, las relaciones entre España y Marruecos han sido cordiales. Sin embargo, el líder del Frente Polisario saharaui, Brahim Ghali, llegó, en abril, a España para ser hospitalizado, en Logroño, por sufrir dificultades respiratorias, derivadas de la covid-19. El Gobierno español había permitido su entrada por “razones humanitarias”, incluso su ingreso fue con un nombre falso. Además, la Justicia española lo estaba investigando por violaciones contra los derechos humanos a los refugiados saharauis en Argelia.  

Ghali fue una de las personas que fundó el Frente Polisario, en 1973, para lograr la independencia del Sáhara Occidental. En aquella época, el territorio formaba parte de España. Con la Marcha Verde, los marroquíes ocuparon la zona y esta acción originó un enfrentamiento entre Marruecos y el Frente Polisario, hasta 1991, cuando hubo un acuerdo de alto el fuego. Las tensiones regresaron por el estallido, en noviembre de 2020, del paso fronterizo terrestre de Guerguerat, que conecta el Sáhara Occidental con Mauritania. 

Ceuta y Melilla forman parte de España desde el siglo XV y XVII, respectivamente. Según El Orden Mundial, en aquella época, los militares habitaban las regiones debido a su influencia marítima, al estar en el sur del mar Mediterráneo. No fue hasta el siglo XIX cuando ambas ciudades tuvieron más comercio y los ciudadanos de origen magrebí volvieron a residir.

Marruecos siempre ha tenido presente en sus planes a las ciudades autónomas para su “marroquinidad”. En 1994, el primer ministro Abdelatif Filali reclamó Ceuta y Melilla en la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) cuando se conversaba sobre la recuperación de Hong Kong y Macao por parte de China. Sin embargo, la ONU respaldó a España. A finales de 2020, el Gobierno de Marruecos aseguró que el objetivo del país era “recuperar los territorios marroquíes como el Sáhara” y se refirió a las ciudades autónomas.  

El protectorado de Marruecos 
El Tratado de Fez estableció formalmente un protectorado francés en Marruecos, en 1912. Este territorio se extendía en una zona que iba desde Fez y Rabat hacia el sur -llegando hasta Mogador-, y hacia el este -hasta la cordillera del Atlas-. La parte norte era parte del protectorado español de Marruecos, aunque en realidad era un subarrendamiento del protectorado francés. 

Las autoridades francesas enviaron al exilio a Madagascar al sultán Mohamed V, debido a sus apoyos a los movimientos independentistas. Sin embargo, el nuevo sultán, Mohamed Ben Arafa, no contó ni con el apoyo popular ni de los franceses. Por ello, estos últimos acabaron permitiendo la vuelta de Mohamed V, en 1955. El 2 de marzo de 1956, tuvo lugar la independencia oficial de Marruecos, así como el fin del protectorado. El Marruecos español siguió el mismo camino unas semanas después.