El Gobierno presenta los PGE de 2021

Sánchez señala que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) son ”progresistas” y los “más ambiciosos” de la democracia, ya que su objetivo es la reconstrucción del país, y que cuenta con grandes inversiones en educación, formación y ciencia

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. FOTO: La Moncloa.

Noticia redactada por Cristina Camacho y Yago Vázquez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, comparecieron en La Moncloa este martes para presentar el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. Unas horas más tarde, después de la aprobación en el Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicó su contenido. 

Las principales claves de los nuevos presupuestos, según el Gobierno, reducirán el déficit público en 3,6 puntos con respecto al año 2020, son:

Impuestos

  • IRPF. Las rentas que superen los 300.000 euros anuales tendrán una subida en sus impuestos de dos puntos. En el caso de las rentas de capital, a partir de 200.000, supondrá un incremento de tres puntos.
  • Sociedades. Aquellos negocios con un volumen superior a 40 millones de euros tendrán una limitación en su exención (95%) por plusvalía o el dividendo de las filiales.
  • Patrimonio. Crece en un punto el porcentaje (3,5%) para aquellos bienes superiores a 10 millones de euros.
  • Bebidas azucaradas. El Ejecutivo subirá el IVA al 21% para evitar la obesidad infantil y las enfermedades derivadas por la diabetes. Sin embargo, en los bares y restaurantes seguirán teniendo el mismo porcentaje (10%) porque, según señala Montero, no quieren perjudicarles por la situación actual.
  • Diésel. El hidrocarburo subirá 3,8 céntimos para “incentivar” una movilidad más sostenible. La ministra puso de ejemplo que, por 15.000 kilómetros recorridos, la recaudación será de 3,45 euros (IVA incluido).
  • Primas de seguros. El impuesto subirá, por primera vez en 20 años, al 8%.
Impuestos anunciados en el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado. Fuente: La Moncloa.

Pensiones y servicios sociales. Dado que el gasto social representa un 10% más que el año pasado y es el mayor de la historia, la portavoz ha señalado que la revalorización de las pensiones un 0,9% y el incremento del 1,8% de las prestaciones no contributivas serán beneficiosas para más de 10 millones de españoles, y que, así, se garantiza que los pensionistas no pierdan su poder adquisitivo. Entre otras medidas, se encuentran el aumento de bajas de maternidad y paternidad de 12 a 16 semanas, o que se subirá un 5% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) a los colectivos más vulnerables.

Mayor creación de becas. La educación pública y “de calidad” será dotada del 70,2%. Los presupuestos se enfocan a fortalecer las competencias digitales del profesorado y de los alumnos. Por ello, y dado que el talento de los jóvenes no puede limitarse por la renta que tienen sus familias, según ha explicado Montero, las cuentas públicas dispondrán de 2.090 millones de euros en becas.

Financiación sanitaria sin precedentes. La portavoz ha asegurado que los presupuestos ayudan a las capacidades del sistema sanitario ante la pandemia del Covid-19 y que mejoran la respuesta en los niveles preventivo, asistencial, hospitalario y de atención primaria. Por tanto, la inversión en sanidad aumenta un 75,3% y se beneficiará de 7.330 millones de euros.

Empleo y vivienda. Montero anuncia que las políticas de desempleo contarán con 4.191 millones más para cubrir las necesidades causadas por la pandemia, y que el fomento del empleo subirá aproximadamente al 30%. Añade que las políticas de vivienda también aumentarán el 25% respecto al año pasado.

Investigación, digitalización e industria estratégica. Según ha señalado la ministra, las cuentas públicas incrementarán la competitividad a través de la innovación, la investigación y el conocimiento de las áreas emergentes. De esta forma, se aumentarán en más de 1.300 millones de euros las partidas para pymes, comercio y turismo, y las infraestructuras contarán con más de 11.527 millones de euros.

El presidente y el vicepresidente segundo también anunciaron, durante la presentación, dos acuerdos importantes:

  • Limitación de los precios del alquiler. El Ejecutivo llevará al Congreso -con un plazo máximo de cuatro meses- una ley de Vivienda para intervenir en el precio del alquiler para los contratos nuevos y ya existentes.
  • Ampliación del Ingreso Mínimo Vital. El Gobierno reducirá algunos requisitos -como el de vida independiente- para agilizar la administración y atender a la retribución de los solicitantes de este año.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentan el acuerdo por los Presupuestos Generales del Estado. FOTO: La Moncloa.

“Inauguramos una nueva época que deja atrás la etapa neoliberal de la austeridad y de los recortes en lo público”, señaló Iglesias. También, expresó que el Gobierno sigue la senda del acuerdo alcanzado en la Unión Europea y que “eran necesarias” desde hace tiempo e “inaplazables” por la situación que atraviesa el país. Recalcó que los pactos más importantes han sido el de la regulación del precio de alquiler y la ampliación del Ingreso Mínimo Vital. Concluyó con que la coalición tiene como prioridad alcanzar una mayoría favorable con otros grupos políticos.

Sánchez afirmó que los presupuestos son ”progresistas” para un momento de excepción, debido a la pandemia del coronavirus. Además, el presidente comentó que los Presupuestos Generales de 2018 “no sirven” porque eran parte de un Gobierno conservador y no contemplaban el escenario de la Covid-19. “Salir juntos, sin dejar a nadie atrás” finalizó el presidente en el acto del Palacio de la Moncloa.

Los expertos dudan de su eficacia
La medida de subir impuestos a las personas con rentas altas ha hecho que muchos profesionales económicos tengan opiniones al respecto. Nieves Carmona, profesora de Introducción a la Economía de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), cree que esta subida es “un desacierto”, puesto que va en contra de lo que ahora mismo necesita España. José María Rotellar, también profesor de Economía de la UFV, añade que subir impuestos no es la solución nunca y menos ahora que hay una crisis económica grande. Eso provoca un retroceso de la economía y la subida de impuestos no genera, prácticamente, recaudación.

Con respecto a la controversia que ha generado la bajada de alquileres en las zonas con mercados más tensionados en la elaboración de los presupuestos, expertos en la materia creen que fijar precios a los alquileres puede ser un error. Carmona explica que todo lo que atenta contra la libre circulación de la oferta y la demanda, así como contra el establecimiento de los precios que el Gobierno pone, generan una solución temporal pero no válida a largo plazo. Además, esto puede provocar un exceso de demanda y una escasez de oferta, a no ser que el Estado también obligue a los propietarios de viviendas a alquilarlas por ley. “Solo va a generar una escasez de oferta en esas zonas. Hay muchas personas que necesitan alquilar viviendas, pero nadie se los alquilará”, apunta Rotellar.

“Todo lo que vaya en contra de la libertad de oferta y demanda y fijaciones de precio por parte del Estado genera pan para hoy y mucha hambre para mañana”, señala Carmona.

En referencia a la medida de prestación del Ingreso Mínimo Vital, la economista mantiene que hay un alto porcentaje de población que está viviendo en condiciones precarias y ayudar a estas personas está muy bien, pero que la gran ayuda que debería generar el Gobierno es la creación de empleo, ya que los subsidios por sí mismos solo sirven para sobrevivir, pero no para que una familia pueda salir adelante. “Quizás sean más importantes otras medidas que generen crecimiento económico, sostenido a lo largo del tiempo”, explica Carmona.

Una de las medidas de los presupuestos es la inversión en educación con el fin de aumentar el número de becas y subsidios, y la profesora Nieves Carmona insiste en que todo lo que sea ayudar e invertir en educación, siempre es bueno. Sin embargo, lo que más puede fallar son los planes de estudio. “No sirve de nada invertir una gran cantidad si detrás no se tienen claros cuáles son los objetivos que se quieren lograr en educación”, aclara la docente.

Pablo Iglesias asegura que los presupuestos son progresistas y que fortalecen el estado de bienestar, lo que también ha traído consigo polémica. Carmona explica que en época de crisis, lo que tiene que hacer un Gobierno es inyectar dinero en la economía para que esta se regenere. “Un estado de bienestar es aquel en el que el papel del Estado es supervisar que todo marche bien e intervenir, que no regular, cuando considera que la economía no funciona como tiene que funcionar”. Carmona concluye diciendo que debe garantizar, entre otras cosas, que cualquier ciudadano pueda acceder a un puesto de trabajo digno.