El Gobierno estudia una nueva ley de protección animal

La normativa prohíbe la venta de mascotas en tiendas, crea un registro de personas inhabilitadas para cuidarlos, y no permite dejarles solos más de tres días

La ley promete una mayor protección a los animales.

El anteproyecto de ley propuesto por el Ministerio de Derechos Sociales se estrena bajo el lema, sacrificio 0, abandono 0, con el objetivo de erradicar para 2022 cualquier tipo de maltrato animal. Según los datos que aporta la Asociación Protectora y de Defensa Animal, más de 300.000 seres vivos son desatendidos en España, cada año.

La nueva ley prohíbe que un titular pueda tener más de cinco animales en los hogares. Sí se desea albergar más de lo que establece el límite, deben aparecer registrados como un núcleo zoológico. Esta restricción además, se aplicará en los perros de caza. Si un particular tiene más de cinco en el momento que la ley se aprueba, no será ilegal, pero no podrá tener más a partir de ese momento.

También se llevará a cabo un registro de los responsables de la cría de los animales, y solo podrán criarlos aquellos que sean profesionales. Los titulares para ello, deben pasar un curso de formación unas adecuadas condiciones para poder cuidarlos. Aparte de que los titulares tengan que cumplir con los requisitos de profesionalidad, han de demostrar que disponen de instalaciones óptimas para la atención de los animales.

Los titulares que hayan sido inhabilitados serán sancionados durante cinco años y no podrán tener ningún tipo de animal, y si los hechos son graves, hasta diez años. Queda prohibido además, dejar durante más de tres días consecutivos a cualquier animal de compañía, y en el caso de los perros, no se podrán abandonar más de 24 horas.

Sacrificio animal
En aquellas romerías, cabalgatas y actos en los que haya presencia de animales, la ley regulará cuáles pueden o no estar en estos eventos. Los criterios de selección se harán en función de la edad del animal y a otras características de su estado.

La eutanasia en los animales solo podrá ser aplicada en el caso de que su salud esté en un punto crítico. No se podrá aplicar cuando los veterinarios se encuentren colapsados y no puedan recibir atención, o por el comportamiento del animal. Además, se prohíbe la venta de animales en las tiendas, considerados como espacios «inadecuados» para el cuidado de los animales.

En los zoológicos, la ley pretende abolir la cría de especies no autóctonas y la compra de mamíferos y cetáceos. El objetivo es conseguir que estos espacios se conviertan en una herramienta de desarrollo favorables para animales locales.

Se controlará también, que la venta y la compra a nivel internacional de animales no incluya a los venenosos ni a los exóticos invasores. La finalidad es no generar problemas de salud pública ni medioambientales.

Aumento de protección
Tras las últimas catástrofes medioambientales sucedidas en España, como la erupción del volcán de la Palma, se ha propuesto que los planes de evacuación hasta ahora aplicados en personas, también se diseñen para proteger a los animales en situaciones de peligro.

También, esta ley determinará el límite de las camadas en los núcleos zoológicos y establecimientos. Una vez entrada en vigor la ley, se prohíbe la cría cuando haya más de un 25% de cosanguinidad en los animales o cuando existan enfermedades genéticas.

Asimismo, después de las sucesivas polémicas sobre la consideración de razas peligrosas de ciertos canes, la ley ordena que los perros no sean estigmatizados en función a la raza a la que pertenecen, sino que son juzgados por su conducta individual.

Esta ley de bienestar animal está pendiente de aprobación en el Consejo de Ministros de noviembre. Es uno de los objetivos marcados en la Agenda de Desarrollo Sostenible de 2023.