Celaá anuncia un “cambio trascendental” en la educación

El Ministerio de Educación ha hecho pública una serie de medidas para cambiar el sistema educativo, tanto para los alumnos de la enseñanza básica como para aquellos que se preparan para ejercer.

La Ministra de Educación, Isabel Celaá, compareció ante la prensa para anunciar los próximos cambios que hará en su Cartera a lo largo de esta legislatura. Entre las modificaciones, que la ministra calificó de “cambio trascendental”, se encuentran el anteproyecto de la Ley Orgánica de la nueva Ley de Educación (LOMLOE) como sustituta de la anterior LOMCE, un año de prácticas tuteladas para introducir a los nuevos docentes en la profesión y una renovación general de los contenidos que entran en el currículo. Además, Celaá ha dedicado parte de su foco a la revisión de la cesión de becas. 

Con el nuevo anteproyecto de ley, la LOMLOE, la ministra ha declarado que pretende situar a la educación pública como “eje vertebrador del sistema”. Además, esta iniciativa tiene como objetivo volcar la atención en los derechos de la infancia, para que estos sean “el rector del sistema”. Asimismo, Celaá ha asegurado que la educación girará en torno a unos contenidos más orientados a aprender sobre igualdad de género y el desarrollo sostenible. 

En cuanto a todas aquellas personas que se están preparando para la labor docente, Isabel Celaá tiene en mente un proyecto parecido al MIR de los médicos. Es un sistema de oposiciones que vaya acompañado de un posterior año de prácticas tuteladas para alcanzar “la incorporación progresiva a la profesión”. 

En la comparecencia, también se ha hablado de unificar el sistema de formación profesional, para crear un sistema que recoja este tipo de educación para el sistema educativo y para el empleo. La ministra ha hablado de dotar a este sistema dual de “homogeneidad” para regular aspectos básicos. 

“Queremos avanzar a una oferta suficiente, con equidad y calidad”, ha declarado la ministra.

El Ministerio va a centrar su proyecto de cambio también en dar prioridad a todos aquellos niños que se encuentren en la pobreza o riesgo de exclusión social. “Queremos avanzar a una oferta suficiente, con equidad y calidad”, ha declarado la ministra. En cuanto al cambio de prioridades, se revisarán las becas. Celaá considera que estas son un instrumento básico para conseguir esa educación equitativa de la que ha hablado en la comparecencia. Con la revisión, siempre “en coordinación con las comunidades autónomas y las universidades”, el Gobierno intentará que nadie deje los estudios por motivos económicos.