Las comidas navideñas aumentan los TCA

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria crecen casi un 40% durante las celebraciones de Navidad. Los expertos destacan que es fundamental que las personas que padecen esta enfermedad se sientan acompañadas y apoyadas

Las comidas y cenas navideñas incrementan la ansiedad de quienes sufren un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA). Las personas, además, se exponen a sobremesas más largas, y la exposición continua a los alimentos también perjudica a los enfermos de algún TCA.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria se presentan con comportamientos alimentarios anormales, acompañados por una distorsión en la percepción propia de la imagen corporal. Psicólogos de la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa (Adaner) señalan que los banquetes navideños no solo aumentan la ansiedad en las personas que sufren anorexia, sino que también puede haber comportamientos por parte de sus familiares que hagan que se sientan juzgados.

Carla Gómez, quien sufre de anorexia leve, afirma: «La Navidad es el mayor enemigo para las personas que sufrimos algún TCA. Toda la comida que nos llevamos a la boca nos hace sentir culpables».

Según datos de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), los trastornos de la conducta alimentaria son más frecuentes en mujeres. En el último año, el porcentaje de españolas que han desarrollado un TCA ha pasado del 4,1% al 6,4%, en mujeres de entre 12 y 21 años. En hombres, ha aumentado un 0,3%.

«Las miradas de familiares y las preguntas como ‘¿no te gusta la comida?’, ‘te vas a quedar con hambre’, ‘no has comido nada’… nos afectan mucho más que el hecho de tener un montón de alimentos enfrente», destaca Carla Gómez.

Gómez añade: «Todo el mundo debería saber cómo actuar cuando comparte mesa con una persona con TCA, eso aliviaría mucho la ansiedad y las ganas de vomitar que nos producen los banquetes».

Cómo actuar antes de los banquetes con personas que sufren un TCA
Psicólogos y nutricionistas destacan que lo primero que se debe hacer es aislar a estas personas de los preparativos. Esto ayudará a no anticipar la ansiedad en relación con la comida. Otra cosa que se debería hacer para no angustiar a la persona enferma es pactar un marco de seguridad y confianza. Este consiste en acordar con la persona que padece el TCA que no repetirá plato o que las cantidades serán normales y no comerá de más, como suele hacerse durante estas fechas. Además, asociaciones contra los TCA también proponen acciones como explicar a la persona afectada con quién se compartirán las fechas festivas.

Cómo actuar durante las comidas
Asociaciones contra los TCA dan una serie de consejos sobre cómo actuar durante los banquetes para aliviar o no prolongar la ansiedad de las personas afectadas. Las distracciones son de gran ayuda, puesto que no tienen la atención puesta sobre la comida que se están llevando a la boca. Además, recomiendan que sea un familiar que conozca la situación quien sirva la ración, de esa forma la persona no sentirá que están colocando más comida de la necesaria en su plato.

Qué hacer después de las comidas
Después de las comidas es importante centrarse en los aspectos de la Navidad que no tienen nada que ver con los alimentos que se acaban de tomar. También es importante pactar con la persona para que no vaya sola al baño. Además, los expertos destacan que  es fundamental que las personas que sufren un trastorno alimentario se sientan acompañadas y apoyadas por sus familiares y amigos.