La sociedad civil, frente a la ley de eutanasia

La Iglesia católica y plataformas cívicas se movilizan en las calles y en las redes sociales antes del debate parlamentario que, previsiblemente, convertirá el suicidio asistido en un derecho

Un fragmento del documental 'Morir en paz'
Un fragmento del documental ‘Morir en paz’, de Goya Producciones.

La Iglesia española ha hecho un llamamiento a todos los católicos de España -y a quienes quieran unirse- a una jornada de oración y ayuno para este miércoles, 16 de diciembre, un día antes de que, previsiblemente, se apruebe en el Congreso de los Diputados la Ley de Eutanasia. Posteriormente, el texto será derivado al Senado.

En la norma que se debate este jueves en el Parlamento, se habla por primera vez de la eutanasia como un derecho, algo que, para la Conferencia Episcopal Española, “instaura una ruptura moral”, ya que supone “un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte infligida”. En una nota difundida el pasado viernes, los obispos españoles lamentan que que la tramitación de la norma se haya hecho “de manera sospechosamente acelerada, en tiempos de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público”.

La Iglesia española urge “a la promoción de los cuidados paliativos, que ayudan a vivir la enfermedad grave sin dolor y al acompañamiento integral, por tanto también espiritual, a los enfermos y a sus familias. Este cuidado integral alivia el dolor, consuela y ofrece la esperanza que surge de la fe y da sentido a toda la vida humana, incluso en el sufrimiento y la vulnerabilidad”.

Esta llamada a la oración está siendo difundida, además, por obispos como el de San Sebastián, José Ignacio Munilla, muy activo en las redes sociales. En su cuenta de Twitter tiene más de 50.000 seguidores.

Además, el prelado acaba de compartir una breve reflexión en la que desgrana cinco antitópicos contra la eutanasia.

La apuesta por los cuidados paliativos está también detrás de la iniciativa ‘Vividores’, impulsada por la Asociación Católica de Propagandistas, y que ya han protagonizado varias acciones en las calles de Madrid y en las redes sociales en defensa de la vida y de unos cuidados médicos orientados a paliar el sufrimiento, no a eliminar al enfermo. “El 50% de personas que necesitan cuidados paliativos no los están recibiendo”, afirma Jaume Vives, impulsor de la plataforma.

“La demanda de eutanasia nace casi siempre de la ignorancia del bien morir y termina al descubrir que es posible acabar con el sufrimiento sin acabar con el sufriente”, afirman desde la iniciativa Morir en paz. Entre las primeras acciones que han llevado a cabo está la grabación de un reportaje en profundidad, editado por Goya Producciones, sobre la realidad de la eutanasia en España, en la que se pone el acento en la necesidad de instaurar unos buenos cuidados paliativos.

Además, otras plataformas como la Fundación Villacisneros se han sumado a las críticas al fondo de esta nueva legislación, ya que, afirman, “no existen variantes éticas de la eutanasia”. Muchas de estas organizaciones se han unido en la Plataforma Los 700, a través de la cual le piden al Gobierno de España la paralización de la Ley de Eutanasia y la puesta en marcha de una Ley de Cuidados Paliativos. Entre las personalidades que han firmado ese manifiesto se encuentran el exministro socialista José Luis Corcuera, científicas como Mónica López Barahona y Elena Postigo y periodistas como Enrique García-Máiquez y José Luis Restán.

Por último, no son pocos los testimonios de personas que viven desde el sufrimiento y el dolor pero que son un ejemplo de amor por la vida. Es el caso de Jordi Sabaté Pons, enfermo de ELA. No puede moverse, hablar, comer, ni beber y respira con dificultad. “Amo la vida”, dice en su cuenta de Twitter, donde, en las últimas horas ha impulsado la campaña #mueveundedoporlavida.