Autopublicación, la alternativa a la edición tradicional

El sistema que consiste en publicar un libro de forma independiente ha conseguido ganarse el respeto de escritores y lectores. Lo afirma un estudio de Ipsos que señala que el 78% de las personas consideran iguales los títulos autopublicados que los editados tradicionalmente. En el último trimestre de 2021, se han autopublicado el triple de títulos en Kindle Direct Publishing (KDP) que en el trimestre anterior.

Hace tres años, la autopublicación no era apenas conocida pero, actualmente, es una de las primeras opciones entre los jóvenes escritores. Las razones económicas son las principales que se tienen en cuenta antes de tomar la decisión de publicar tradicionalmente o utilizar esta nueva opción.

La autopublicación existe
Esta nueva forma de publicación es desconocida por numerosos autores. Encuestas realizadas por la Consultoría en servicios editoriales Mariana Eguaras indican que más del 30% de los escritores no conocen la autopublicación hasta que un experto les habla de ella.

Lucy Macrae, autora de la trilogía Volkai Institute, cuenta cómo descubrió ella la autopublicación: “Lo cierto es que no fue hasta hace dos años que me di cuenta de que la autopublicación era algo que existía. Quiero decir, creo que siempre, en el fondo, he sabido que existía, pero nunca había considerado como funcionaba o que era una opción a mi disposición. Recuerdo claramente el día en el que tuve esa epifanía. Estaba leyendo Prisionera de Oro de Raven Kennedy, a la mitad de mi lectura me di cuenta de que ese no era un libro «normal». Se sentía diferente, tanto en la historia que estaba contando, como en el ritmo que llevaba. Leí la página de copyright del libro y no encontré una editorial, sino los nombres del corrector y el diseñador de portada. Pasé el resto de la tarde investigando lo que realmente conllevaba ser un autor independiente, sus ventajas y desventajas.”

Encuestas realizadas indican que el 45% de los autores temen que con la autopublicación no lleguen a todo el público al que llegarían si publicasen de manera tradicional en una editorial. Macrae también se pronuncia ante esto: “Es muy, muy difícil hacerse ver y escuchar sin una editorial.”

No ser rentable no quiere decir que no sea bueno
Según datos recogidos en encuestas, el 80% de las personas consideran la autopublicación de “malos escritores”.

“Durante años se ha dicho que los que autopublican lo hacen porque no son lo suficientemente buenos para una editorial. Hay muchos años de estigma e información que está anticuada y cargada de prejuicios. Lo cierto es que las editoriales no publican libros porque sean “buenos”, sino porque son comerciales. Venden lo que saben que se va a comprar, sea eso lo que sea, pero a mucha gente ese dato se les escapa. Piensan que las editoriales venden calidad y eso no podría alejarse más de la verdad, igual que los libros autopublicados no son malos solo por no tener una editorial», afirma Macrae

La autopublicación es una oportunidad para que autores noveles den un salto en su carrera y se lancen a publicar un libro de manera autónoma.

Lucy Macrae se reafirma en que su decisión de autopublicar fue la mejor: “No me creo capaz de haber dado el paso a la publicación y perseguir mi sueño de ser autora de otra manera. Realmente pienso que es una alternativa viable por una multitud de razones, y de ninguna manera inferior.”

Debido al auge que está teniendo la autopublicación, hay editoriales están añadiendo a su catálogo la opción de poder autopublicar con ellas. Círculo Rojo, actualmente, lidera el mercado de la autopublicación con editoriales en España. A esta se han sumado Letra minúscula y editorial Autoedición.