Un islamista asesina a cinco personas en Noruega

El danés Espen Andersen Bråthen se había radicalizado y usó un arco con flechas para atacar en la localidad de Kongsberg

flecha

El islamista danés Espen Andersen Bråthen, de 37 años, llevó a cabo, el 13 de octubre, un ataque en Kongsberg, Noruega. Con una población de 26.000 habitantes, esta localidad se encuentra al suroeste de la capital, Oslo. El sospechoso, armado con arco y flechas, disparó contra varias personas y causó cinco fallecidos -cuatro mujeres y un hombre- y tres heridos. Las víctimas han sido confirmadas por el jefe de Policía, Oyvind Aas, quien añadió en su comunicado que una de ellas era un agente que se encontraba fuera de servicio. 

El atentado se inició en un supermercado de la cadena Koop-Extra, donde Andersen atacó a los clientes. Estos huyeron del local, donde se activó una alarma que alertó a la Policía. El danés continuó lanzando flechas y algunas de estas alcanzaron las ventanas de unas oficinas con empleados en el interior. 

Más tarde, la Policía encontró al agresor, con el que tuvo un enfrentamiento. Mientras huía de los agentes, el sospechoso lanzaba flechas a los viandantes con los que se cruzaba. Posteriormente, las autoridades explicaron que también portaba con él un cuchillo, aunque el mayor daño lo causaron las flechas. Finalmente, tras 37 minutos de persecución, se logró detener a Andersen.

El atacante adquirió el arco en una tienda local, sin necesidad de permiso de armas ni de enseñar un documento que le identificara. Los agentes lo mantuvieron bajo custodia y tras realizarle el primer interrogatorio, Andersen confesó ser culpable del crimen. 

Espen Andersen llegó a Kongsberg para encontrar trabajo y lo halló como obrero de construcción. En este empleo, conoció a compañeros musulmanes con los que compartió creencias y le introdujeron en el islam. Fue con ellos a una mezquita por primera vez y, a partir de ahí, adquirió más información sobre la radicalización, por su propia cuenta, sobre todo a través de Internet. Pese a cambiar de entorno laboral, su grupo social se ciñó a sus compañeros musulmanes con los que compartió su primer trabajo.

Tras el ataque en Kongsberg, la Policía Nacional de Noruega ha extremado las precauciones y ha pedido a los agentes de todo el país que se armen, cuando, en circunstancias normales, el protocolo no requiere este hecho. Explican que es una “precaución adicional”, pero que el ataque en Kongsberg no tiene por qué significar que exista un mayor riesgo de amenaza a nivel nacional.