Misiles iraníes derriban un avión comercial ucraniano

Irán derribó "por error" el avión que transportaba a 176 pasajeros y afirma que los culpables "serán castigados".

Recuperación de los cuerpos tras el accidente.

Un avión comercial ucraniano fue derribado, “por error”, por Irán, el pasado 8 de enero. Así lo ha reconocido el propio Gobierno iraní. Kiev era el destino final del vuelo.

El avión, de la compañía Ukraine International Airlines (UIA), un Boeing 737-800, fue confundido con un “blanco hostil”. El vídeo, publicado por The New York Times, muestra que el aparato fue derribado sobre la capital iraní, Teherán, unas horas después de los ataques iraníes sobre las bases iraquíes que acogen a tropas estadounidenses, en represalia por la muerte del general iraní Qasem Soleimani.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseguró que el Boeing fue derribado por una batería antiaérea rusa tipo Tor-M1, conocida en el código OTAN como Gauntlet. “Como dije ayer, los canadienses tienen preguntas y quieren respuestas”, ha asegurado.

A pesar de que inicialmente Irán atribuyó el derribo a un fallo mecánico del avión, los vídeos confirman la causa de la tragedia. Las víctimas en el avión eran 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, siete afganos y tres británicos. Según los datos, de las 176 personas a bordo, 15 eran niños.

El video, en blanco y negro, muestra mediante recuadros los misiles y el avión. La población ha reaccionado ante tal ataque a través de protestas contra el régimen iraní. Actualmente, pervive el miedo de que el conflicto entre Estados Unidos e Irán se propague por todo el mundo y provoque catástrofes como la vivida en la capital iraní.

Además, los militares iraníes estaban en “estado de máxima alerta” a causa de las tensiones ocasionadas con Estados Unidos.

Asimismo, el Gobierno iraní anunció que comenzará a inyectar gas en centrifugadoras usadas para enriquecer uranio en un complejo subterráneo de una de las dos instalaciones que tiene el país. Esta decisión, que incumple un acuerdo nuclear firmado entre Teherán y otras potencias, es ya la cuarta violación en apenas cuatro meses.