La Unión Europea limita los viajes entre sus estados

La medida busca reducir la expansión de las cepas de coronavirus y no supone un cierre total de fronteras

La Unión Europea no pedirá a sus miembros cerrar sus fronteras, pero si solicitará limitar la movilidad entre zonas de riesgo. Foto: Pixabay.

Los veintisiete estados que componen la Unión Europea han acordado restringir los viajes no esenciales a sus territorios. De esta forma, esperan evitar la expansión descontrolada de variantes del coronavirus a través del territorio europeo. Esta decisión pasa a formar parte del abanico de medidas de contención, como las pruebas negativas de origen para los viajeros, que se aplican en la Eurozona.

Para alertar de las zonas que suponen un mayor peligro para la salud debido al nivel de contagios, el Centro de Control de Enfermedades de la Unión Europea (ECDC) ha publicado un mapa en el que, en distintos colores, aparecen representados los territorios con una mayor incidencia de coronavirus. En color rojo, aparecen los países a los que no es recomendable acudir, entre los que se encuentran la mayoría de miembros de la Unión Europea, a excepción de Grecia y Finlandia, y casi toda Noruega.

La decisión busca atentar lo menos posible contra la libre circulación de personas que caracteriza a la Unión Europea. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha defendido la medida al término de la reunión entre los jefes de Estado y de Gobierno y ha incidido en la necesidad de mantener la fluidez entre fronteras: «Estamos totalmente convencidos de que tenemos que mantener las fronteras abiertas para mantener el buen funcionamiento del mercado interior». La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha destacado en un tuit cómo la medida busca «desincentivar» el transito entre estados en caso de que el desplazamiento no sea esencial.

La decisión es el resultado de los datos negativos de los estados europeos, en los que Alemania, España y Francia muestran cifras de fallecimientos y contagios alarmantes. Con la vacuna como única solución duradera contra el coronavirus, los países se esfuerzan en aumentar su ritmo de inoculación mientras continúan los problemas de distribución del fármaco de Pfizer. A finales del mes de enero, se espera que la vacuna de Oxford pueda estar disponible para su uso, lo que colaboraría al aumento de ciudadanos europeos inmunes. En España, el ministro de Sanidad, Salvador Illa anunció en la presentación del Plan de Vacunación que esperaba haber vacunado al 70% de la población para verano, aunque los últimos datos publicados apuntan a que, al ritmo actual, será imposible conseguir ese número de inmunizados en el plazo previsto.

Por el momento, no habrá ‘pasaporte covid’
La propuesta de un documento que permitiera la circulación de ciudadanos vacunados entre los estados sin limitaciones por la situación sanitaria ha sido, por el momento, descartado. El Gobierno de Francia ha mostrado su rechazo ante lo discriminatorio de la medida, ya que consideran que perjudicaría a quienes no han podido ser inmunizados por razones ajenas a su voluntad. También han destacado la posibilidad de que la obligatoriedad requerida para los desplazamientos conlleve un aumento de los antivacunas, ya que podrían considerar que la medida se toma para lograr un mayor número de personas vacunadas.

Los Veintisiete han acordado la creación de un documento de vacunación que, en ningún caso, servirá como elemento beneficioso para el que lo posea ni le conferirá mayores derechos en el territorio de la Unión.