El líder del Estado Islámico muere en una operación militar estadounidense

El anuncio de la muerte del líder terrorista se produce justo después de que Washington haya reducido su implicación en Siria y Trump anunciase la polémica retirada del millar de efectivos estadounidenses desplegados en la zona.

Abu Bakr al Baghdadi, líder del autodenominado Estado Islámico (EI), ha muerto. Según ha confirmado el presidente de EE.UU., Donald Trump, el hombre más buscado del mundo ha fallecido este 26 de octubre en la localidad de Idlib (Siria).

En el año 2003, Irak fue invadido por Estados Unidos y algunos de sus aliados. Ese mismo año nació el Estado Islámico dirigido por Abu Musab al Zarqaui como apoyo a la organización terrorista Al-Qaeda, y nueve años más tarde, en el 2014, el EI se autoproclamó califato y máxima autoridad en el mundo musulmán en el ámbito político, social y religioso.

“Fue como si estuvieses viendo una película”, anunció Trump quien siguió la operación desde la Casa Blanca.

En el año 2006, Al Zarqaui fue abatido y Al Baghdadi lo reemplazó como líder, apoyado por Osama bin Laden al frente de la organización terrorista . Tras años de violaciones de los derechos humanos fundamentales en Siria e Irak a través de matanzas a civiles, militares y periodistas, y años de búsqueda por parte del ejército estadounidense, Al Baghdadi ha muerto en una operaciónde EE.UU. según ha confirmado la Casa Blanca a través de Donal Trump quien aseguró que el líder del Estado Islámico “se suicidó con un cinturón de explosivos junto a sus tres hijos al ser perseguido por comandos estadounidenses” y que lo hizo “como un perro, gimoteando y llorando”. El presidente también ha dado las gracias a Turquía, Rusia, Siria, Irak y a los kurdos “por la colaboración” y ha felicitado al comando militar estadounidense que ejecutó la misión y la calificó como “muy, muy peligrosa”.

La respuesta del Estado Islámico

La operación de búsqueda del líder del EI y su muerte ha recibido las primeras ré por parte de la organización terrorista. Numerosas cuentas de redes sociales afiliadas a los yihadistas han filtrado un audio en el que Abu Hamza Al Qurashi se autoproclama “nuevo dirigente de la organización, emir de los creyentes y califa de los yihadistas”. La respuesta del EI no se acabó con el audio filtrado y el nuevo nombramiento del líder del Estado Islámico. La reivindicación ha continuado en Mali que se ha responsabilizado de un ataque. El ataque se llevó a cabo el pasado 2 de noviembre en un cuartel militar del este del país africano. Según datos oficiales, la acción causó 54 muertes, aunque el propio EI ha declarado a través de su agencia de noticias Amaq y su canal de Telegram que las víctimas han ascendido a más de 70 personas y decenas de heridos.