Comienza el juicio por la muerte de George Floyd

El juez estadounidense Peter Cahill ha determinado que se aplazará el acto ante la posibilidad de añadir el cargo de asesinato en tercer grado, es decir, un crimen intencionado

Mural de George Floyd en Houston, Texas. Foto: Pixabay.

El juicio contra el exagente de policía Derek Chauvin por la muerte de George Floyd, hace nueve meses, se ha iniciado con la fase de selección de jurado. El proceso debería de durar tres semanas, para luego arrancar con la fase oral, que comenzará antes del 29 de marzo, cuando la defensa y la acusación presentarán sus argumentos jurídicos.

El día anterior al inicio, tuvieron lugar varias protestas en contra de la brutalidad policial en muchas ciudades de Estados Unidos. Por ello, se ha tomado la decisión de aumentar la seguridad en Mineápolis, y la Guardia Nacional también se mantendrá en las calles para evitar cualquier tipo de enfrentamientos.

Miles de personas de todo el mundo salieron a las calles para manifestarse en contra del racismo, después de que el pasado 25 de mayo George Floyd perdiera la vida, a manos de un policía estadounidense. Chauvin fue grabado presionando su rodilla sobre el cuello de Floyd durante casi nueve minutos, mientras este intentaba respirar.

Ahora, el juez Peter Cahill abre la posibilidad de añadir el cargo de asesinato en tercer grado, es decir, un crimen intencionado, y citó a los jurados para este martes, a la espera de una resolución.

Chauvin, quien fue liberado bajo fianza el octubre pasado, se va a declarar inocente, pues, tal y como ha informado su abogado, el exagente actuó de acuerdo con el Departamento de Policía de Mineápolis, y que siguió su deber como oficial. Además, el abogado ha insistido en que Floyd murió realmente por una sobredosis de fentanilo y -aunque sí se encontraron restos de la sustancia en su cuerpo- la autopsia concluyó que la razón por la que falleció fue la “compresión del cuello”.

Los miembros del jurado
El condado de Hennepin, en Minesota, ha llamado a comparecer a un grupo de ciudadanos locales, de los cuales se elegirá a 12 personas para formar parte del jurado, y cuatro serán suplentes. Además, los participantes serán interrogados para comprobar si son capaces de juzgar a Chauvin de forma justa.

El fin principal del cuestionario es determinar la familiaridad de los miembros del jurado, tanto con el caso como con las experiencias que han tenido con la ley. Entre las preguntas que se realizarán se encuentran: “¿Cuántas veces viste el vídeo de la muerte de George Floyd?”; “¿Participaste en marchas contra la brutalidad policial? De ser así, ¿portabas carteles?”; “¿Cuáles son tus puntos de vista sobre el grupo Blue Lives Matter (el movimiento que apoya a la policía), favorables o desfavorables?” o “¿crees que nuestro sistema de justicia penal funciona?”