Biden derrota a Trump y presidirá los EE. UU

El candidato demócrata ha rebasado a Donald Trump en el recuento de estos estados y se acerca, cada vez más, a la Casa Blanca

Joe Biden, candidato a la presidencia de Estados Unidos, en su último mitin. Foto: Twitter @JoeBiden

Redactado por Paula Burgos, Cristina Camacho, Nuria Usero y Yago Vázquez.

Tras cuatro días de recuento, finalmente Joe Biden ha alcanzado este sábado los 270 delegados necesarios como para poder considerarse presidente electo de los Estados Unidos. La balanza ha caído finalmente del lado del dirigente demócrata después de obtener los 20 delegados que otorga Pensilvania, donde ha ganado a Trump gracias al voto por correo.

Tanto en Pensilvania como en Georgia, el todavía presidente Trump mantenía hasta el viernes una ajustada victoria. El recuento del voto por correo ha caído en su mayoría para el candidato demócrata, que en los días anteriores había pedido mantener la calma y esperar a que finalizara el escrutinio a nivel nacional. Carolina del Norte se mantiene del lado republicano. Mientras, quedan por conocer los resultados finales en Arizona y Nevada, donde también Joe Biden lleva la delantera.

Donald Trump ha declarado que impugnará los resultados
“Nadie nos va a quitar nuestra democracia, ni ahora, ni nunca”, así empezó su discurso el candidato demócrata, Joe Biden. “América ha llegado muy lejos, América luchó muchas batallas, América soportó mucho, para dejar que eso suceda” recalcó. Además, aseguró que no serán callados y que no se rendirán, y continuó para asegurar que saldrán victoriosos, y que será una victoria para los estadounidenses, para la democracia y para América. “No habrá estados rojos o estados azules cuando ganemos”, terminó Biden.

Estados Unidos sigue con incertidumbre después de ver cómo de ajustadas están las elecciones, pues tanto Donald Trump como Biden arañan la Presidencia. Ahora, y a raíz de que algunos estados se encuentran contando los votos más lentamente, el aún presidente ha comparecido desde la Casa Blanca, y, tras proclamarse ganador, ha declarado que su objetivo es garantizar la integridad de las elecciones, y que irán al Tribunal Supremo para pedir que se pare el recuento de votos o que se repita el proceso en algunos estados.

El hecho de que Trump pida el paro en el conteo de votos es una medida difícil de llevar a cabo, ya que es una decisión que no depende del ejecutivo central, sino cada estado. Además, muchos de los estados en los que el empresario está pidiendo que se deje de contabilizar están gobernados por demócratas, y es poco probable que hagan lo que Trump ordene. Por tanto, si el candidato republicano pierde, recurrirá al Tribunal Supremo, donde hay una mayoría de jueces republicanos, seis frente a los tres demócratas.

Trump demanda que existe un fraude para robarle las elecciones. “Vamos muy por encima, pero nos están intentando robar la elección. Nunca les dejaremos que lo hagan. ¡No se pueden emitir votos después de que las urnas estén cerradas!”, reclama el presidente a través de su cuenta de Twitter.

El presidente se proclamó vencedor, a pesar de que durante su campaña aseguró que no se anunciaría como victorioso en las elecciones antes de que terminase el recuento de votos. “Esto es un fraude al pueblo estadounidense. Una vergüenza para nuestro país. Francamente, hemos ganado las elecciones”.

El ambiente en las calles empeora

Seguidores de Donald Trump se manifiestan frente a un centro electoral. FOTO: Twitter @pximenez

Los mensajes en Twitter del actual presidente sobre un “fraude” en las elecciones han provocado que algunos de sus seguidores convocaran protestas cerca de los lugares donde están recontando aún los votos. En las redes sociales, periodistas y ciudadanos se hicieron eco de los altercados, como en Detroit, donde coreaban su nombre y pedían que dejaran el recuento. La Policía tuvo que interponerse entre los manifestantes y la puerta de la sala donde estaban los voluntarios para evitar altercados. En Maricopa, la situación también empeoró porque más partidarios de Trump llegaron a la entrada del centro electoral para pedir que les dejasen entrar y poder ver cómo contaban cada voto. Cuando los asistentes observaron que había medios informando de ello, les gritaron “fake news”. De la misma forma que la otra ciudad, los sheriffs entraron al lugar para que continuase el escrutinio.

Los votantes de Biden también han salido a las calles en ciudades como Detroit, Portland, Chicago, Filadelfia, Mineápolis o Nueva York. En esta ciudad, los manifestantes cortaron la Quinta Avenida y avanzaron hacia el sur, hasta Washington Square, a ritmo de tambores, coreando consignas y portando pancartas con lemas como “contad cada voto” o “impedid a Trump robar las elecciones”. “Tengo miedo de que la democracia esté colgando de un hilo. No sé si Biden ganó la elección, hay que contar cada voto”, señaló John Fraser, un informático de 47 años.

Sarah Boyagian, una joven de 29 años integrante de la coalición para proteger el resultado, que organizó la marcha, declaró a la agencia AFP: “Donald Trump reivindicó la victoria antes de que cada voto haya sido contabilizado y queremos hacer pasar el mensaje de que eso no es aceptable. Pero no tengo miedo, vamos a parar esto”. 

En Filadelfia, la principal ciudad de Pensilvania, también hubo manifestaciones pidiendo el recuento de todos los votos. La protesta empezó en el centro de convenciones, donde están llevando a cabo el escrutinio. 

Las manifestaciones han acabado con decenas de detenidos, sobre todo en Nueva York, donde la Policía consiguió dispersar a parte del grupo de manifestantes, pero también arrestó a otros que no abandonaron las calles.