Las negligencias médicas acaban en indemnización

Los casos más habituales se producen por mala praxis, aunque la principal razón se debe al error de diagnóstico o pérdida de oportunidad terapéutica

El Defensor del Paciente recibió en 2019 un total de 13.454 denuncias por negligencias médicas. Foto: Catalá reino.

Las negligencias médicas en España terminan con condena de pagar una indemnización a quienes han sufrido algún error en el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad. El último caso ha sido este 7 de abril.

El Tribunal Superior de Justicia, Sala de lo Contencioso Administrativo de Sevilla, ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a pagar una indemnización de 280.000 euros a un matrimonio por los errores en la prueba para la detección de síndrome de Down en su hijo. 

Según la asociación El Defensor del Paciente, la mujer llevó desde el primer momento el seguimiento de su embarazo en centros dependientes del Servicio Andaluz de Salud. La sentencia inicial señala que existe un error de diagnóstico inicial.

La asociación El Defensor del Paciente asegura: “Este error supuso la imposibilidad de elección de interrupción del embarazo y decisión de los padres, no informándoles adecuadamente, así como el gasto económico y personal, y de cuidados continuos que necesitaran su hijo durante toda su vida.” También, añaden: “Es lamentable que el único objetivo del SAS haya sido intentar rebajar la cuantía de la indemnización a la cantidad de 80.000 euros por daño moral y pérdida de oportunidad, ya que no han considerado que tuvieran que hacerse cargo del resto de indemnización concedida por los gastos que va a suponer prestarle una atención adecuada durante toda su vida por el síndrome de Down.”

Sin embargo, el obispo José Ignacio Munilla ha declarado: “No te quisieron, pidieron indemnización por no poder ya rechazarte, y para ello condenaron a quien cometió el error de dejarte escapar con vida. Pero, te voy a dar una gran noticia: ¡Eres precioso para Dios!.”

Las cifras de los errores médicos
Los casos más habituales de negligencias sanitarias se produce por mala praxis, aunque la principal razón se debe al error de diagnóstico o pérdida de oportunidad terapéutica.

La asociación El Defensor del Paciente defiende que las soluciones serían: “Aumentar las plantillas y rentabilizar los recursos ya existentes, porque el dinero que la sanidad pública emplea en las derivaciones a la privada es dinero que no se está destinando a la mejora de sus servicios básicos”.

Según la asociación El Defensor del Paciente, 671.494 pacientes esperan una intervención quirúrgica. “El retroceso es más que alarmante, ya que, otra vez, la sanidad pública española vuelve a superarse estableciendo un nuevo récord histórico en de las listas de espera”, afirma.

Gráfico creado por Paula Burgos. Fuente: Statita.

Otros errores en el diagnóstico de la medicina
La Sección Décima del TSJ de Madrid dictó sentencia el 22 de marzo de 2021, en la que se condenó al Servicio Madrileño de Salud (sermas) a que indemnizara con 140.000 a la familia de una mujer de 35 años por no recibir el tratamiento médico adecuado para el cáncer que padecía. Una paciente con dolor de espalda acudió a su centro de especialidades donde, hasta en tres ocasiones, no le encontraron la patología. Meses después, se trasladó al servicio de urgencias del Hospital Rey Juan Carlos, pero no se confirmó ninguna enfermedad. Finalmente, fue al Hospital Universitario Fundación Alcorcón y confirmaron que sufría un carcinoma de origen biliar o pancreático que ya se había extendido, y falleció el día 7 de enero de 2016.

Un juzgado de Málaga condenó, el 23 de marzo de 2021, al SAS al pago de una indemnización de 10.000 euros a una paciente a la que se le diagnosticó un cáncer de pulmón erróneamente. La Asociación El Defensor del Paciente reclamó una indemnización de 120.000 euros.

La Audiencia Provincial Civil de Madrid, Sección Undécima, condenó, el 17 de marzo de 2021, a Zurich Seguros S.A. a pagar una indemnización de 108.772 euros, por el retraso en el diagnóstico de un melanoma a un niño en el Hospital Doce de Octubre. En el mes de julio de 2010, el pediatra observó una alteración en la radiografía de tórax. El 30 de enero de 2013 se realizó otra radiografía por una infección respiratoria donde se observaba una imagen en el lóbulo inferior izquierdo del pulmón. Izan falleció el 13 de febrero de 2016 a los ocho años de edad debido a un melanoma metastásico.

Además, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León condenó, el 2 de marzo de 2021, a la Consejería de Sanidad a pagar una indemnización de 600.000 euros a una mujer de 62 años que, ingresada en el hospital Río Hortega de Valladolid, entró en parada cardiorrespiratoria debido a un fallo en el timbre de aviso. Las enfermeras tardaron más de 40 minutos en atenderla.