Twitter crea Birdwatch para contextualizar la información

Según un estudio de la delegación española de la red social, es una de las plataformas donde más uso se le da para la información política

Nota informativa en un tuit publicado. FOTO: Twitter @SEO_contenidos

Twitter ha estrenado Birdwatch, una nueva vía para que los tuits que ha escrito una persona puedan ser completados por otros, con más datos, para evitar la difusión de información engañosa. Este nuevo instrumento está sirviendo de prueba en Estados Unidos y en los próximos meses se adaptará en todos los países.

Keith Coleman, vicepresidenta de Producto de la red social, ha explicado que el objetivo de este nuevo enfoque es evitar los bulos, algo muy presente en estos últimos años en las redes sociales. Por ejemplo, antes de que la OMS determinara que el coronavirus se había convertido en una pandemia, usó el término “infodemia” para hablar de la desinformación de la propagación del virus.

“Queremos hacer que las notas sean visibles directamente en los tuits para la audiencia global de Twitter en el momento que exista el consenso de un conjunto amplio y diverso de colaboradores”, señaló la vicepresidenta. Por ahora, la herramienta se encuentra en fase piloto para la adaptación de este nuevo sistema y aparece a un lado del tuit para ir comprobando si es de utilidad para los usuarios.

Twitter realizó varias entrevistas para conocer la opinión de personas relacionadas con la política y que utilizan la red social. El proyecto ha conseguido apoyos, ya que consideran que las notas ayudarán a las personas a evaluar el tuit sin etiquetarlo como verdadero o falso.

Las nuevas políticas de Twitter
La plataforma ha estado renovándose en los últimos años para adaptarse a los cambios de sus usuarios: los fleets, la creación de audios, incluso silenciar los insultos. Pero en cuanto a la desinformación, Birdwatch no es la primera que ha usado la red social. En octubre, añadió un mensaje antes de compartir un tuit: “¿Quieres leer el artículo primero?”. Su finalidad fue limitar la difusión de información engañosa y que se pueda crear en el espacio una reflexión sobre lo que cada uno publica desde su cuenta.

También, ha actuado ante los bulos que iba escribiendo el expresidente de Estados Unidos Donald Trump cuando hablaba, en la red social, de que las elecciones habían sido un fraude y que habían contado más votos. Debajo de sus textos señalaba “es posible que las fuentes oficiales no hayan confirmado esta información”.

Tras el asalto al Capitolio, los vídeos que Trump subió pidiendo a sus seguidores que se fueran -afirmando que los quería y que eran especiales-, fueron eliminadas de la red por “incitación a la violencia. Finalmente, su cuenta acabó suspendida de forma permanente. Este hecho ha abierto un debate sobre la libertad de expresión, donde figuras políticas, como Angela Merkel, han lamentado la decisión.