Nace Odeuropa, la biblioteca de olores europea

Es el primer proyecto de investigación internacional de aromas, tanto del pasado como del presente

Odeuropa
Especialistas de diversos ámbitos explorarán durante varios años referencias olfativas en tratados, pinturas o novelas para crear la primera biblioteca internacional dedicada a los olores. Foto: Pixabay

«Cuando empezamos a mirar textos impresos publicados en Europa desde 1500, nos encontramos con montones de referencias al olfato, desde olores religiosos, como el olor del incienso, hasta cosas como el tabaco», ha explicado uno de los miembros del equipo de Odeuropa, el doctor William Tullet, de Anglia Ruskin University, en Cambridge. Y así es como nace este proyecto, con la idea de crear una biblioteca que preserve esa esencia que se está perdiendo cada día más: los olores históricos.

Las referencias al olfato y a los olores en el pasado son innumerables, y se encuentran tanto en textos como en pinturas y grabados. Un ejemplo son los pomanders que aparecen sujetando aristócratas y personas de la realeza en algunos de sus retratos. Estas pequeñas esferas perforadas -cuyo nombre viene de la expresión francesa pomme d’ambre (manzana de ámbar)- estaban hechas en oro, plata, perlas y demás elementos preciosos. En ellos, introducían perfumes, hierbas o especias para aromatizar.

Pero los pomanders no eran solo un indicador de estatus, sino que también existía la creencia de que otorgaban algún tipo de protección si se acercaban a las fosas nasales. Además de ocultar los malos olores corporales propios, eran consideradas un antídoto a los olores pútridos que, desde la antigüedad hasta bien entrado el siglo XIX, se pensaba que propagaban las enfermedades.

«Los olores juegan un papel importante en nuestra vida diaria: nos afectan emocional, psicológica y físicamente, dan forma a quiénes somos, a dónde pertenecemos, cómo experimentamos los encuentros con diferentes culturas e influyen en la manera en que nos relacionamos con la historia», cuenta a SINC la argentina Cecilia Bembibre, investigadora del Instituto de Patrimonio Sostenible del University College de Londres (UCL).

Con un presupuesto de 2,8 millones de euros, este proyecto empezará por examinar textos históricos en siete idiomas para buscar descripciones de los olores y su contexto. A partir de estos datos, elaborarán una enciclopedia on line y, después, trabajarán con químicos y perfumistas para tratar de recrear esos aromas.

El equipo interdisciplinario de especialistas que forma este proyecto está integrado por historiadores, lingüistas computacionales, químicos, museólogos, perfumistas y especialistas en aprendizaje automático, reconocimiento de patrones y humanidades digitales.

«Odeuropa se sumergirá en las colecciones del patrimonio digital para descubrir los aromas clave de Europa y las historias que transmiten, y luego traerlos de vuelta a nuestras narices», afirma la historiadora cultural holandesa Inger Leemans. «Los olores dan forma a nuestra experiencia del mundo, pero tenemos muy poca información sensorial sobre el pasado», añade.