Pere Guardiola: “La prioridad del jugador debe ser triunfar en el fútbol”

Este conocido representante ha trabajado con figuras del mundo del fútbol como Ronaldo Nazario, Luis Suárez, Andrés Iniesta o, su hermano, Pep Guardiola

Pere Guardiola durante la entrevista por Zoom con Mirada 21.

A pocos días de cumplirse un mes de la muerte de la leyenda del fútbol Diego Armando Maradona, Mirada21.es ha hablado con Pere Guardiola, fundador y director de la agencia de representación de deportistas Media Base Sports, sobre la gestión de la carrera profesional de jóvenes futbolistas, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

¿Qué labor lleva a cabo Media Base Sports?
Ofrecemos un servicio de 360 grados a nuestros futbolistas. Nos encargamos del asesoramiento deportivo, financiero, comunicativo, legal y tributario, para que los jugadores puedan dedicarse, exclusivamente, a su profesión, el fútbol.

¿A qué edad comienzan a trabajar con los futbolistas? ¿Se ponen en contacto con el club, directamente con la familia o con el propio jugador?
La edad se encuentra entre los 14 y los 16 años, aunque ha ido cambiando y ahora hay representantes de jugadores de 12 o 13 años. El primer acercamiento lo tenemos con la familia. Les presentamos nuestros servicios e intentamos convencerles de que nosotros podemos ser los mejores para que el jugador tenga la mayor solidez y los mejores cimientos en su carrera. Tratamos de que este primer acercamiento sea más cercano y amigable que contractual, pero la competencia entre las agencias provoca que, a veces, se tenga que recurrir a las firmas para conseguir a un jugador.

¿Cómo es la competencia entre las agencias de representación para conseguir la firma de las jóvenes promesas?
La competencia es grande y las relaciones entre las agencias, en la mayoría de los casos, son buenas, aunque no todos son amigos. Las regulaciones FIFA permiten que mucha más gente pueda involucrarse en el mundo de la representación. Al final, todos intentan conseguir los máximos clientes y el máximo beneficio. Esto se traduce en una gran competitividad.

Logo comercial de Media Base Sports. FOTO: Twitter (@MediaBaseSports)

¿Cuáles son los primeros pasos que sigue su agencia tras conseguir la firma de un jugador?
Los primeros pasos a seguir varían. Cada jugador tiene una situación diferente y todo necesita un proceso, un timing. Nuestro trabajo es asesorarles e indicarles cuándo toca y cuándo no dar un paso delante, de acuerdo con la situación de su club y de su carrera.

¿Qué relación mantienen con los clubes? ¿Son estas relaciones determinantes en la carrera de un jugador?
Las relaciones con los clubes son buenas y tiene que ser así, aunque la realidad es que hay que defender al cliente y trabajar para él. El club, normalmente, quiere también lo mejor para el futbolista y si este rinde, lo va a empujar para que continúe sin ningún inconveniente. El problema surge cuando el futbolista alcanza cierto nivel, despierta el interés de otros clubes y sus exigencias aumentan. En ese caso, hay que tomar una decisión en la que la última palabra la tiene el jugador y su familia.

El fútbol mueve mucho dinero, especialmente, gracias a los patrocinadores. Usted trabajó en el departamento de Sports Marketing de Nike, ¿cómo gestiona las ofertas de los patrocinadores? ¿Cómo ayuda a los jugadores a saber administrar su dinero?
Los patrocinadores deportivos, por lo general, acuden a nosotros. Hay otro tipo de patrocinadores (marcas de coche, de ropa, etc.) con los que hay que moverse más y contactar con diferentes agentes comerciales. En cuanto al aspecto económico del jugador, nosotros nos mantenemos ajenos a ello. Sin embargo, les ofrecemos y aconsejamos sobre varias empresas externas que se encargan de gestionar el dinero del futbolista.

El futbolista y la persona

¿Cómo de importante es la imagen del futbolista, es decir, su propia marca?
Es importantísima. Una oportunidad para uno mismo. Al final tienes que ser un buen futbolista, pero si, al mismo tiempo, generas una marca de ti mismo con una propia base de seguidores, tendrás mayor capacidad de conseguir patrocinadores y de que la gente sepa cómo eres.

Ha trabajado con Ronaldinho, un jugador que, al igual que Maradona, tuvo muchos problemas extradeportivos en su carrera, ¿cómo se gestiona la vida privada y social de los jugadores desde Media Base Sports?
La prioridad absoluta del jugador debe ser llegar al primer equipo y triunfar en el fútbol. En edades más tempranas, hay que decirles en cada momento lo que está bien y lo que está mal. A medida que van creciendo, hay jugadores que les gusta o que tienen mayor tendencia a que su prioridad absoluta sea vivir y pasárselo bien. Dejan de lado el fútbol. En estos casos, tenemos que intentar encauzarles y ayudarles a que vayan por el camino correcto para llegar a su meta. Aunque no te quieran escuchar, debes mantener el discurso.

“Tenemos que trabajar en que no hay excusas”.

El entorno, familia y amigos son un factor determinante en los futbolistas, ¿es común que este entorno influya negativamente al deportista?
El futbolista, normalmente, es la estrella del grupo de amigos y de la familia. Todos están pendientes de él. Crecer con esta situación es un problema, ya que, en cuanto se les dice algo, actúan como niños poco maduros. Nosotros vemos las cosas desde fuera y la familia, desde dentro. Tenemos que afrontar que podemos tener problemas con ellos.

El deporte presenta dos facetas, la física y la psicológica, ¿cómo de importante es el aspecto psicológico en los futbolistas?
Es muy importante. Hay que diferenciar objetivo y camino. En el camino hay muchos golpes y la excusa es un recurso fácil. Existe en el deporte una realidad engañosa que se crea en la mente de los deportistas que hay que tratar de eliminar. Tenemos que trabajar en que no hay excusas. Quien tenga calidad y pueda soportar esto, tendrá más facilidad para llegar al éxito.

¿Qué mensaje mandaría a los jugadores jóvenes cuyo sueño es llegar a la élite?
Que definan cuál es su objetivo, soñarlo, quererlo y tener la energía para ello. Respetar el proceso, visualizar la imagen de su sueño y decir ahí quiero llegar.