La Superliga Europea se mantiene, pese a las presiones

Los 12 clubes fundadores de la competición anunciaron el inicio del torneo, pero las protestas de aficionados y las presiones de la UEFA han provocado que solo Real Madrid, F.C. Barcelona y Juventus sigan en el proyecto

Foto: Twitter

La Superliga Europea se mantiene vigente, a pesar de las presiones. La iniciativa, en la que se llevaba años trabajando, había sido concretada de manera definitiva, tras hacerse oficial en un comunicado. Sin embargo, horas después de su anuncio, el descontento de aficionados y las advertencias de la UEFA provocaron que numerosos equipos fundadores dieran marcha atrás.

Los 12 clubes fundadores
Los clubes fundadores de la Superliga Europea eran Manchester United, Arsenal, Chelsea, Tottenham, Manchester City, Liverpool, Real Madrid, F.C. Barcelona, Atlético de Madrid, Inter, Milan y Juventus.

A pesar de haberse confirmado que estos eran los equipos que formarían parte de la Superliga, tan solo unas horas después de ser anunciada, Manchester United, Arsenal, Chelsea, Tottenham, Manchester City, Liverpool, Atlético de Madrid e Inter anunciaron que abandonaban el proyecto.

Formato de la Superliga
Según el comunicado, participarán 20 clubes, los fundadores y otros que se clasificarán anualmente sobre la base del rendimiento en la temporada anterior. “La temporada comenzará en agosto, con la participación de los clubes en dos grupos de 10, que jugarán partidos de ida y vuelta; los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final. Los equipos que terminen en cuarta y quinta posición jugarán un playoff adicional a doble partido. Posteriormente, se jugarán playoffs de doble partido a partir de cuartos para llegar a la final, que se disputará a partido único, a finales de mayo, en una sede neutral”, señalaba el documento.

“Este nuevo torneo anual proporcionará un crecimiento económico significativamente mayor, lo que permitirá apoyar al fútbol europeo a través de un compromiso a largo plazo, de que las aportaciones a la solidaridad, crezcan en línea con los ingresos de la nueva liga europea. Los pagos de solidaridad serán mayores que los actualmente generados por el sistema europeo de competición y se prevé que superen los 10.000 millones de euros, a lo largo del periodo de compromiso de los clubes. Por otra parte, la nueva competición se construirá con criterios financieros de sostenibilidad, ya que todos los clubes fundadores se comprometen a adoptar un marco de gasto. A cambio de su compromiso, los clubes fundadores recibirán, en conjunto, un pago de una sola vez de 3.500 millones de euros, dedicado únicamente a acometer planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia del covid”, añadía el comunicado.

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, ha criticado este proyecto que pone en peligro la realización del campeonato español y las otras grandes ligas europeas domésticas si no participan los grandes clubes de cada país. Para Tebas, “la Superliga es el sueño de Florentino Pérez”. Además, también ha acusado a Josep María Bartomeu de tener un “grave desconocimiento de la industria del fútbol”, y explicó en una entrevista para Associated Press que ve a Florentino como el inductor de esta posible ruptura de la industria, “Bartomeu estaba dirigido por Florentino. Eso es lo que creo”.

La UEFA no tardó en actuar tras hacerse oficial la presentación del proyecto. Y tanto la UEFA como la Premier League, mediante dos comunicados en los que se oponían al nacimiento de esta competición, han atacado la creación de un nuevo torneo y en él amenazaban con sanciones a los implicados, sin descartar la toma de medidas judiciales.

La FIFA no quiere una liga separatista europea cerrada
“Ante diversas solicitudes de los medios de comunicación, y como ya se ha dicho en varias ocasiones, la FIFA desea aclarar que se mantiene firme a favor de la solidaridad en el fútbol y un modelo de redistribución equitativa que pueda contribuir al desarrollo del fútbol, especialmente a nivel mundial”, así es como empieza el comunicado emitido por la FIFA, después del anuncio de la creación de la Superliga.

“La FIFA siempre defiende la unidad en el fútbol mundial y pide a todas las partes involucradas en acalorados debates que entablen un diálogo tranquilo, constructivo y equilibrado por el bien del juego y con su espíritu de solidaridad y juego limpio. La FIFA, por supuesto, hará todo lo que sea necesario para contribuir a un camino armonizado hacia los intereses generales del fútbol”, ha añadido la organización.

Javier Tebas aseguró en los Desayunos Deportivos de Europa Press que “la UEFA debe tomar una decisión en virtud de sus estatutos” contra los 12 clubes que apostaron por la Superliga y que “no puede quedar pasiva” con lo que ha ocurrido. Para Tebas, la mayor sanción que podrían haber recibido es “la contestación social”.

Tebas añadió: “Uno se da cuenta dónde estábamos, dónde se quería llegar y dónde hemos llegado. La UEFA no puede quedar pasiva, igual que La Liga, aunque nosotros no tenemos competencias para sancionar, pero sí para poner medidas de protección”, explicó.

“La UEFA no puede quedar pasiva con la Superliga”, afirmó Javier Tebas.

Añadió, además: “Hay que valorar a los nueve clubes que han reconocido que se han equivocado, eso es digno y lo de menos en la sanción para ellos. La mayor sanción ha sido la contestación social que ha habido en muchos países a este proyecto”.

Tebas recordó, a continuación de esas palabras, que “quienes pertenecen a la UEFA son las federaciones” y que las ligas “no tienen capacidad normativa para sancionar sin poder competir”. Además, destacó que de haber seguido adelante con la Superliga, “habría vaciado los derechos patrimoniales del fútbol español y habrían bajado en 1.000 millones en derechos audiovisuales”.

Sanción para los que siguen luchando por la Superliga Europea
Según ha informado ESPN, la UEFA, con su presidente Aleksander Ceferin, ya ha tomado una decisión en cuanto a la sanción para aquellos clubes que insisten en mantener la Superliga Europea, y, finalmente, todos aquellos equipos que sigan vinculados al proyecto podrían ser suspendidos durante dos años de cualquier competición internacional organizada por la UEFA, es decir, dos temporadas sin Champions League ni Europa League.

En este momento, los clubes que siguen en el proyecto y que serían sancionados son Real Madrid, F.C. Barcelona y Juventus. Estos son los equipos con los que no han conseguido llegar a un acuerdo y según la UEFA, “estarían violando el artículo 51 de sus estatutos, que determina lo siguiente: “No hay combinaciones ni alianzas entre clubes afiliados, directa o indirectamente, a diferentes federaciones miembro de la UEFA que puedean formarse sin el permiso de la UEFA”.

Ante esta situación, la Superliga se ha defendido asegurando que “la UEFA estaría violando una medida cautelar otorgada por un tribunal de Madrid, en caso de tomar medidas disciplinarias contra los clubes”, además de comunicar que “todos aquellos equipos que decidan separarse del proyecto se verían obligados a pagar una multa millonaria al romper un acuerdo firmado”, según informa ESPN.