Junior Messias, un futbolista marcado por Dios

Estuvo cerca de morir en un accidente de tráfico cuando jugaba en Brasil. No llegó a primera división hasta los 29 años, antes de eso, trabajó como albañil o electricista. Messias siempre ha destacado el papel de Dios y la familia en su vida

Junior Messias celebra su gol en Champions. Foto: Twitter @ChampionsLeague

La noche del miércoles 24 de noviembre será un día inolvidable para Junior Messias. Su equipo, el A.C. Milan, se enfrentaba al Atlético de Madrid en la Champions League. Messias estaba en el banquillo cuando, entrada la segunda parte del partido, su entrenador decidió sacarlo por Krunić. El 30 del Milan, que debutaba en Champions, se convirtió en la estrella del encuentro, al marcar el gol de la victoria, en el minuto 87.

Además, el jugador no estaba pasando un gran momento, venía de dos lesiones y casi no había disputado minutos con el equipo. «Me dieron ganas de llorar. Todo lo que he vivido se me pasó por la cabeza. Pensé en Dios, mi historia está escrita por Él», declaró Messias, a pie de campo.

«Me dieron ganas de llorar. Todo lo que he vivido se me pasó por la cabeza. Pensé en Dios, mi historia está escrita por Él», declaró Messias, a pie de campo.

En su partido más importante como futbolista, como explicó Messias, insistió en la importancia de seguir trabajando y no dejarse llevar por las opiniones. «Ahora no tengo que dejar de ser humilde. Nunca puedes hundirte cuando las cosas no salen o crecerte por los elogios. Hay que mantener un equilibrio», declaró Messias, tras el partido en el Metropolitano.

Messias, un futbolista atípico
La historia de Junior Messias llama la atención por estrenarse en primera división con 29 años, cuando los futbolistas lo suelen hacer mucho más pronto. Messias también sobresale por lo personal, y destaca por su humildad y humanidad. El brasileño siempre ha insistido en la importancia de su familia para él: «Siempre han estado para mí, apoyándome. Cuando me siento solo, abandonado, aparecen ellos. Son excepcionales».

Otra figura que destaca Junior Messias es la de Dios, ya que afirma que su vida está marcada por Él. «Ahora soy muy feliz, todo lo que ha pasado en mi vida me ha demostrado que Dios realmente existe», comentó el futbolista, días después de su fichaje por el A.C. Milan.

Junior Walter Messias empezó jugando en la cantera del Cruzeiro, un equipo de Belo Horizonte, su ciudad. Con 20 años, Messias todavía jugaba en tercera división. Tenía un carácter revoltoso y, de hecho, empezó a tener problemas con el alcohol. El futbolista contó que, después de la boda de su hermano, iba conduciendo borracho y tuvo un accidente de tráfico. «Cerré los ojos un momento, ni siquiera me di cuenta, y terminé fuera de la carretera. El coche estaba totalmente destrozado. Podría haber muerto, pero alguien me salvó. Y ese alguien es Dios. Mi mentalidad ha cambiado desde entonces».

Después de este episodio, Messias decidió cambiar su vida y se fue a Turín. «Vine con mi hermano, en 2011, con la idea de hacer una nueva vida, buscando algo mejor para mí. Empecé a trabajar, formé una familia y todo salió de forma natural», explicó el futbolista. Allí, empezó trabajando de albañil y después vendiendo electrodomésticos: «Cuando llegué aquí solo trabajaba. Aprendí de mi padre. Puedo hacer un poco de todo: albañil, electricista…»

«No me garantizaban un salario adecuado para mantener a mi familia y preferí seguir rompiéndome la espalda llevando electrodomésticos», comentó el futbolista del Milan.

Al mismo tiempo, entró en un equipo de la liga local compuesto por otros jugadores latinoamericanos. En uno de esos partidos, un antiguo entrenador y defensa del Torino, Ezio Rossi, le vio jugar y recomendó a varios equipos de la zona su fichaje. El Fossano intentó hacerse con él, pero Messias ganaba más dinero con su trabajo y no pudo aceptar la oferta. «No me garantizaban un salario adecuado para mantener a mi familia y preferí seguir rompiéndome la espalda llevando electrodomésticos», comentó el futbolista del Milan.

Con 24 años, fichó por el Casale, equipo de la quinta división italiana. Tras pasar por varios equipos, en 2019 llegó al Crotone y, de esta forma, jugó en la segunda división italiana, con 28 años. Con este, ascendió a la Serie A, pero el Crotone volvió a descender la pasada temporada 20-21. El último día de este mercado de fichajes, el A.C. Milan hizo una oferta por Messias y el brasileño se incorporó al club milanés, con 30 años.

«Hice muchos sacrificios y nunca es tarde. He llegado al Milan con 30 años, así que todo es posible», declaró Junior Messias.

El brasileño ha explicado que nunca pensó en llegar a ser jugador profesional, pensaba que era demasiado tarde para él. Como ha señalado en varias ocasiones, una tía suya muy creyente le decía que sería un gran futbolista, pero él no lo creía. «Me he acordado mucho de lo que me dijo mi tía. Me merecía este cuento de hadas. Hice muchos sacrificios y nunca es tarde. He llegado al Milan con 30 años, así que todo es posible», declaró Junior Messias.