España, doble campeona del mundo en pádel

Ambas selecciones, la femenina y la masculina, han vencido a Argentina en la final

La capital de Qatar, Doha, fue la ciudad que vio brillar a las selecciones masculina y femenina de pádel, en una noche histórica para el deporte español. Sin embargo, no es la primera vez que se da este doblete, sino la tercera. Aunque la última fue en 2010, pues la selección masculina no se había alzado con la victoria desde entonces.

En cambio, la representación femenina tiene un palmarés envidiable. Esta victoria se suma a otros seis mundiales ganados. De la misma manera, consiguen una racha de cuatro victorias consecutivas. 

La final se llevó a cabo en la pista de Khalifa International Tennis and Squash Complex. Argentina fue la rival de ambas selecciones. En el caso del equipo de Icíar Montes, Gemma Triay y Alejandra Salazar lideraron el encuentro contra el equipo argentino, formado por Claudia Jensen y Silvana Campus, desde el inicio. Sin embargo, en la segunda parte, Paula Josemaría y Ariana Sánchez se toparon con un escenario más difícil que mantuvo la tensión hasta el final del partido.

El equipo masculino no tuvo problema en mantener el liderazgo de inicio a fin. Arturo Coello y Alejandro Galán despuntaron primero en la pista y, acto seguido, Juan Lebrón y Paquito Navarro mantuvieron el nivel de sus compañeros

El encuentro entre la selección argentina contra la española es ya prácticamente una tradición. Ambos países son los que suelen llegar a la final del campeonato. Es más, en los últimos años, Argentina es el principal rival que le ha arrebatado al equipo masculino el título. El conjunto entrenado por Juanjo Gutiérrez consiguió romper la racha de la selección argentina, que es la que más veces ha ganado el Mundial. 

Icíar Montes y el ingrediente esencial de una buena entrenadora
La seleccionadora femenina, Icíar Montes, destaca que la labor de un entrenador es saber leer las emociones de los integrantes de su equipo. En una entrevista para la Federación Española de Pádel (FEP), Montes lo explica: “Ellas están dentro y las emociones están a flor de piel; mi labor fuera es como la de un termostato, regular la temperatura y mantener la cabeza fría sin perder la empatía. Es esencial entender lo que están sintiendo en la pista y lo que sucede en el juego, momento a momento”. 

Montes sabe la situación que sus jugadoras atraviesan, ya que ella también estuvo en su lugar. La entrenadora acumuló nueve títulos mundiales como jugadora.