Bnet gana la final internacional de la Red Bull Batalla de Gallos 2019

- Ocio-cultura - 3 de diciembre de 2019
Bnet, el sábado, con el cinturón de campeón
695 views 3 mins 0 Comments

La edición del pasado fin de semana llenó el Wizink Center de Madrid y alzó a Bnet, rapero madrileño, como nuevo campeón internacional, tras dejar dos batallas en la final y la semifinal que pasarán a la historia del freestyle. El MC madrileño ganó el campeonato nacional en 2018, pero en la última edición no logró clasificarse para la internacional. Sin embargo dos fallos de visado que tuvieron los participantes de la República Dominicana hicieron que Red Bull tuviese que traer a dos competidores en reserva y uno de ellos fue Bnet, que al igual que le ocurrió en la final nacional, entró como reserva y se fue como campeón.

Esta edición dejó momentos históricos, como la caída de Azcino en la semifinal, después de llegar por dos años consecutivos a la final, la eliminación del excampeón internacional Wos en primera ronda o la participación de un grupo de flamenco en directo en la ronda final.

La duodécima edición de la competición de freestyle más importante a nivel mundial contó con un total de 16 participantes de 13 países, 12 de habla hispana y uno de Estados Unidos que apareció como novedad este año, que se batieron en duelo para levantar el cinturón de campeón internacional.

El rap freestyle ha experimentado un crecimiento en los últimos seis años, desde que la competición más importante a nivel mundial de este deporte organizada por Red Bull regresó de un paron de cinco años. Hoy en día millones de personas de España y América Latina siguen esta competición

En este deporte mental, dos MC improvisan rimas sobre una base o instrumental de hip-hop con una temática libre o propuesta, intentando en la mayoría de casos desprestigiar a su rival con las rimas. Hay numerosos formatos de competición, aunque los más comunes son el 4×4, en el que cada rapero rima durante cuatro compases por turnos durante dos minutos o el formato minuto en el que cada participante rapea 60 segundos por turnos. Finalmente, varios jueces deciden el resultado de la batalla atendiendo aspectos como el ingenio, el uso de la temática en las rimas, la forma de rapear o la presencia en el escenario entre otras muchas variables.