“Trabajando sobre zonas concretas podemos controlar la transmisión”

Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, recibe a 'Mirada21.es' y asegura que "las cifras en Madrid siguen bajando, sobre todo en pacientes ingresados"

Antonio Zapatero, en su despacho durante la entrevista. Foto: Eva Mallo.
Antonio Zapatero en su despacho durante la entrevista. Foto de: Eva Mallo

Antonio Zapatero es, desde el 13 de mayo de 2020, viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid. Licenciado en Medicina y Cirugía Apto Cum Laude por la Universidad Complutense de Madrid, ha dedicado toda su vida a la medicina, trabajo que ha realizado en varios hospitales y cargos directivos. Antes de ser nombrado viceconsejero, trabajaba como director médico del Hospital Universitario de Fuenlabrada y, durante el mes de marzo y abril, fue el director del Hospital de Ifema. Aunque hoy en día no ejerza como médico, esta trayectoria le acompaña en su día a día como viceconsejero, y asegura que “él no se mete en política, esta ahí para gestionar la Covid-19 en la Comunidad de Madrid desde un punto de vista técnico”.

¿Cómo es que una persona como usted, que ha dedicado toda su vida a su profesión como médico, decide dejarla a un lado y meterse en el ámbito de la política?
Yo no me meto en política, a mí el planteamiento que se me hace es que sea el responsable de organizar el Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, y esto no es política, es un plan que debe ser fundamentalmente técnico, hay que tomar decisiones técnicas, cómo se va a gestionar lo que está pasando. Es verdad que la política influye, ya lo estamos viendo, pero a mí cuando me llaman no es para meterme en política, sino para gestionar la Covid-19 en la Comunidad de Madrid, que es un aspecto diferenciador importante.

Después de una carrera de muchísimos años que llevo trabajando como médico, pensaba que podía aportar algo mi trayectoria para poder gestionar el principal problema que había en Madrid, en España y en el mundo que es la Covid-19.

Actualmente, las cifras de Madrid han bajado tras aplicarse sus medidas de confinar por zonas básicas de salud. ¿Continuará en esta línea?
El problema en esta pandemia es que tiene muchas vertientes, no hay un manual como pasa en medicina, aquí no hay evidencia científica porque es la primera vez que pasa. Hemos tenido que tomar medidas que tienen que contemplar el aspecto sanitario como fundamental, pero, además, el aspecto económico y social porque esta pandemia no solamente es que la gente enferme y lo pase mal, la gente también lo pasa mal si cierra su negocio, pierde el trabajo… esto es la segunda parte de esta pandemia que en unos meses tendrá muchos problemas.

“Si hacemos un esfuerzo en los próximos días, podremos llegar a Navidad en unas condiciones aceptables”

Procuramos ser lo más escuetos posible, empezamos a trabajar en zonas básicas de salud en las que vimos que en un porcentaje que suponía, a lo mejor, el 15% de la población tenían el 30% de la infección. Hemos visto que trabajando sobre zonas concretas somos capaces de controlar la transmisión de la infección. Hemos hecho muchísimas pruebas en Madrid y en eso seguimos, lo fundamental es proteger ciudadanos, evitar la transmisión, que el sistema sanitario aguante y que la gente pueda hacer su vida más o menos normal.

Entrevista en su despacho como viceconsejero de Salud Pública. Foto de: Eva Mallo
Entrevista en su despacho como viceconsejero de Salud Pública. Foto: Eva Mallo.

¿Cómo están ahora las cifras de Madrid?
Seguimos bajando y, sobre todo, lo más importante, estamos bajando en pacientes ingresados, hospitalizados y en pacientes en la UCI, eso es lo más importante. Hay que ir poco a poco, está costando mucho bajar ahora, ya que no es lo mismo bajar cuando está todo el mundo en casa como en marzo o abril que ahora con la gente haciendo su vida casi normal. Si hacemos un esfuerzo en los próximos días, podremos llegar a Navidad en unas condiciones aceptables.

Se habla de la posibilidad de realizar test de antígenos de detección de Covid-19 en las farmacias. Si sale adelante, ¿qué supondría esta medida para Madrid?, ¿cuál es el objetivo de esta iniciativa?
En los países que han tenido una mejor trayectoria en la pandemia, una de las premisas básicas es hacer cuanto más tests mejor, y después de esto, el rastreo. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) ha aprobado ya el primer producto para hacerse el auto test de saliva en casa, dentro de unas semanas, probablemente, estemos todos en casa haciéndonos test. Por tanto, discutir ahora si las farmacias sí o no es una discusión que la propia pandemia se va a llevar por delante porque se trata de que la gente se haga cuanto más test mejor, si es posible ellos solos y esto, probablemente, estará en las próximas semanas.

“Dentro de unas semanas, probablemente, estemos todos en casa haciéndonos test”.

En cuanto al nuevo Hospital Isabel Zendal, ¿qué tipo de pacientes van a ingresar ahí?
A este hospital se van a llevar, fundamentalmente, pacientes con Covid-19 y que en principio tengan criterios de menor gravedad que el resto, como se hizo en Ifema, también va tener unidad de cuidados intensivos. La idea es que esté funcionando a finales de noviembre o principios de diciembre.

Experiencia en el hospital de Ifema
¿Cómo fue nombrado director del hospital de Ifema?
Me acuerdo que el día era 20 de marzo, que estaban los hospitales de Madrid todos superados por la cantidad de pacientes que había con Covid. Yo me acuerdo esa mañana, que es una cosa que me pareció curiosa, la jefa de urgencias del hospital mío me dijo “Antonio has visto esta noticia en el periódico, dicen que van a abrir un hospital en Ifema para 5.000 pacientes”, y entonces pensé que eso era parte de la solución. Lo que yo no sabía es que esa tarde me iba a llamar el consejero para decirme que quería que me encargase de la dirección del hospital.

Antonio Zapatero cuenta su experiencia como director del hospital de Ifema. Foto de: Eva Mallo
Antonio Zapatero cuenta su experiencia como director del hospital de Ifema. Foto: Eva Mallo.

¿Qué fue lo mejor de esta experiencia?
Lo mejor fue, en una situación como era la que estaba Madrid, que estaba muy mal, con la gente asustada y con mucho miedo, que un grupo de gente que nos juntamos allí todos teníamos como principal objetivo pensar: ¿se puede hacer algo más para ayudar a los madrileños? Entonces, empezamos a trabajar, y el sábado 21 ya llegaron los primeros 28 pacientes, y así hasta 4.000 que pasaron por Ifema.

“Este ha sido el momento más duro de mi carrera, desde el punto de vista organizativo”.

¿Ha sido este el momento más duro de su carrera como médico?
Ha sido este el momento más duro desde el punto de vista organizativo. Yo llegué ahí ese sábado por la mañana, Ifema son pabellones de turismo y comerciales, y yo cuando llegué estaba todo vacío y yo pensé para mí: ¿Aquí quieren hacer un hospital de 1.300 personas? (del tamaño de La Paz o del Gregorio Marañón). Hubo que poner mucha imaginación para poner aquello en marcha, el proyecto era muy difícil.

Se difundieron en los medios unas imágenes del acto de cierre de Ifema en las que salían la presidenta Isabel Díaz Ayuso y otros miembros del Gobierno sin mantener distancias, ¿cree que esto fue un error por su parte?
No, eso fue un error de todos, y yo de hecho pedí perdón porque si estábamos pasando mensajes a los ciudadanos de que hay que mantener distancias de seguridad, ponerte mascarilla, los geles… Lo que pasó en Ifema ese día, el día de la despedida, es verdad que había muchas emociones, pero hubo que haber gestionado mejor esas emociones y aquello había que haberlo hecho mejor.

¿Qué ha sido lo que más le ha marcado en esta experiencia?
El mensaje que saco de eso es que era una cosa muy difícil de hacer, pero que cuando los españoles somos capaces de trabajar juntos con un objetivo común hacemos las cosas muy bien.

Errores en la pandemia
¿Considera que hubo algún error sanitario que se podía haber evitado?
La pandemia fue explosiva, entonces el problema que se plantea es si lo que estaba pasando en China en diciembre-enero y en Italia en enero-febrero no era suficientemente aviso para que el sistema sanitario nacional se hubiera preparado para lo que estaba llegando. Lo que sorprendió es que en los últimos días de febrero y primeros días de marzo, cuando ya teníamos el virus aquí, se mantenían algún tipo de actividades como por ejemplo manifestaciones o partidos de futbol muy importantes como el Real Madrid-Barcelona. Esto fomentó mucho la relación de personas e hizo que el crecimiento del mes de marzo fuera explosivo, y por eso hubo que tomar medidas estrictas como fue cerrar.

“El principal error que se planteó es no haber previsto con tiempo”.

El principal error que se planteó es no haber previsto con tiempo, no haberse hecho una idea de lo que se venía encima.

 

Informativamente, ¿cree que durante estos meses los medios han informado o desinformado?
Una cosa muy notable en la información periodística ha sido la exagerada presencia de bulos y noticias falsas, que lejos de contribuir y ayudar a las personas les complica mucho la vida. Y en lo que es la información sanitaria de estos últimos meses, yo me quejo de que esa información lleva demasiada información política, la información debería ser aséptica: hay tantos pacientes, está pasando esto, hay estos problemas… Pero muchos medios de comunicación de un lado y de otro actúan de una forma demasiado mediatizada por ideología, y eso no es bueno para gestionar una pandemia.