Los jóvenes sufren más las consecuencias de la crisis del coronavirus

Un estudio del Instituto de la Juventud (Injuve) y del Consejo de la Juventud de España (CJE) revela los problemas socioeconómicos derivados de la Covid-19 que está experimentando la población joven española

El Instituto de la Juventud (Injuve) publicó este miércoles el segundo análisis de Juventud en riesgo -creada de forma urgente para conocer las consecuencias del coronavirus,- donde alertan de que las personas jóvenes “han experimentado con mayor intensidad la crisis económica” después del confinamiento del mes de marzo. Para explicarlo, evalúa también con los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Un 33,5% de la población joven tiene un empleo. La cifra incluye a los que están en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) debido a que, según Eurostat, las personas siguen ocupadas porque hay una garantía de reincorporación. Esto supone una caída de siete puntos en comparación con el segundo trimestre de 2019. Mientras que la población de entre 30 y 64 años desciende a la mitad.

La tasa de paro aumenta en un 30% donde destaca que dos de cada diez jóvenes que tenían un trabajo en el primer trimestre han perdido su empleo. Además, avisa de que más de la mitad de la población está en desempleo y entran en esta estadística personas que antes trabajaban. El estudio destaca que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), estas cifras pueden estar infrarrepresentadas por las limitaciones de movilidad o cierres de empresas que han dificultado la búsqueda de empleo.

La tasa de actividad también empeora a un 47,9% y relaciona estos datos con los de la última crisis de 2008. Este incremento de casi siete puntos -en 2019 la tasa era del 54,2%- es a causa de que los jóvenes vuelven a los estudios como forma de refugio, formando parte de la población inactiva.

Situación laboral de la población española de 16 a 29 años. Fuente: Instituto de la Juventud.

La afiliación a la Seguridad Social crecía en el mes de febrero tanto en la población joven como el resto de los grupos. Sin embargo, después de la entrada de la Covid-19 ha habido una disminución paulatina. Si en 2019 el número de afiliados rozaba el 19,3%, entre el mes de junio y julio apenas llegaba al 5%. El informe destaca que el mercado de trabajo de los jóvenes suele ser estacional -hasta el nuevo inicio de curso- y han sido los primeros en desaparecer tras el confinamiento. Injuve explica que esto es debido a que los sectores que han tenido baja productividad -servicios y construcción- despiden con facilidad y sin coste, hasta que puedan ser reemplazados en la recuperación económica. El estudio concluye que esta realidad ya sucedió por primera vez en 2008.

Evolución de las afiliaciones mensuales a la Seguridad Social. Fuente: Instituto de la Juventud.