La investigación a Díaz Ayuso provoca un conflicto en el PP

El Partido Popular abrió un expediente a la presidenta de la Comunidad de Madrid por unas supuestas irregularidades en una contratación de su hermano. La dirigente regional considera que el trato de su partido ha sido "cruel" e "injusto"

Isabel Díaz Ayuso, durante su comparecencia en la Real Casa de Correos. Foto: Comunidad de Madrid

Los últimos meses en el Partido Popular han estado marcados por rumores sobre una tensión interna entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. La comparecencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid en la Real Casa de Correos, el 17 de febrero, a raíz de la investigación presuntamente financiada por el propio partido a ella y su familia han evidenciado el momento adverso de los populares. “Nunca pude imaginar que la dirección nacional de mi partido iba a actuar de un modo tan cruel y tan injusto contra mí”, comenzó declarando Díaz Ayuso.

“Nunca pude imaginar que la dirección nacional de mi partido iba a actuar de un modo tan cruel y tan injusto contra mí”, comenzó declarando Díaz Ayuso.

La situación se remonta a septiembre de 2021, cuando el presidente del partido, Pablo Casado, citó a Díaz Ayuso para una reunión en la sede de la calle Génova (Madrid). En lugar de hablar sobre el Congreso del PP en Madrid, como ella pensaba, Pablo Casado le avisó de las supuestas irregularidades que había cometido, así como de beneficiar en un contrato a su hermano, Tomás Díaz Ayuso.

En su intervención del jueves, Díaz Ayuso afirmó que Pablo Casado también le comunicó que el dossier había sido filtrado desde La Moncloa. Sin embargo, la Presidencia del Gobierno desmintió esa información el mismo día en un comunicado y explicó que nunca había investigado a Díaz Ayuso.

En un comunicado de la presidenta de la Comunidad de Madrid, del 18 de febrero, aclaró que el contrato por el que su hermano cobró 55.850 euros, y a ella se le acusa de tráfico de influencias, tiene que ver únicamente con la empresa Priviet Sportive, no con la administración regional de Madrid, y que fue para la compra de mascarillas y material sanitario.

La apertura de un expediente a Díaz Ayuso
El 20 de octubre de 2021, tuvo lugar una segunda reunión entre el secretario general del PP, Teodoro García Egea, e Isabel Díaz Ayuso. En ella, García Egea le explicó a Díaz Ayuso que el partido debía investigar lo ocurrido y que el procedimiento de buenas prácticas se iba a poner en marcha. Teodoro García Egea, en su intervención del jueves, afirmó que “en ese momento, Isabel Díaz Ayuso quedó emplazada a aportar más información con el propósito de aclarar definitivamente el asunto” y que, sin embargo, esta todavía no había sido entregada al partido.

También confirmó la apertura de un expediente a Díaz Ayuso para obtener información y solucionar la cuestión. En caso de encontrarse alguna prueba de ilegalidad contra Díaz Ayuso, el expediente pasaría a ser de carácter sancionador. Eso provocaría una posible expulsión del partido o solamente una suspensión de militancia.

“Podrán criticarme políticamente, pero no encontrarán una sola muestra de haber beneficiado a nadie ni menos a mi familia”, afirmó la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso se defendió de estas acusaciones y explicó ante los medios que no ha cometido ninguna irregularidad y que todos los contratos son legales y están correctamente registrados en el Portal de Transparencia. También aclaró que su hermano lleva trabajando de comercial en el sector sanitario desde antes que ella entrara en política. “Podrán criticarme políticamente, pero no encontrarán una sola muestra de haber beneficiado a nadie ni menos a mi familia”, afirmó la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Estos hechos han provocado la dimisión del director general de Alcaldía en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Carromero, por ser el principal señalado en la contratación de un detective, como apuntaban varios medios. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, negó cualquier implicación del Ayuntamiento en este asunto.

Un paso atrás del PP
Sin embargo, el presidente del Partido Popular volvió a reunirse con Isabel Díaz Ayuso, este 18 de febrero, para tratar de solucionar la situación. Casado le comentó a Díaz Ayuso que la información de los cobros presentada por ella se incorporará a su expediente y que, probablemente, este se archive. Según varios medios y fuentes del Gobierno madrileño, en la reunión, Casado también le pidió a Díaz Ayuso que comunicase no haber sido investigada por el PP, pero ella se negó.