Europa pide a España que acabe con los homenajes a etarras

Los actos de enaltecimiento de ETA y de culto a sus asesinos se han duplicado en sólo un año, según los datos que publica el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE)

Paredes pintadas con el lema "Viva Eta" en el País Vasco. Foto: Wikimedia

El Parlamento Europeo pidió el martes 17 de noviembre que se tomen todas las medidas necesarias para que España acabe con los homenajes a etarras que se han producido en los últimos años, y así “evitar que las víctimas del terrorismo sean humilladas en estos actos”.

En pueblos del País Vasco se celebran homenajes a terroristas cuando salen de la cárcel, donde han estado, en la mayoría de los casos, por delitos de sangre. Según las asociaciones de víctimas de terrorismo, en este año se han celebrado más de 125 homenajes a terroristas. Con esta iniciativa, el Parlamento Europeo espera “acabar con esta humillación para las víctimas”.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha denunciado estos actos y la política de acercamiento de presos al País Vasco. El Gobierno de Pedro Sánchez ha acercado a cárceles próximas o en el País Vasco a 103 presos etarras en lo que lleva de mandato. Veinticinco de ellos cuentan con delitos de sangre y acumulan 111 asesinatos en total. De estos, 18 se encuentran en cárceles vascas o navarras, 15 han sido progresados al tercer grado o régimen de semilibertad, y siete ya han sido puestos en libertad.

La Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior ha aprobado una serie de enmiendas en las que se pide a todas las administraciones implicadas en España que trabajen para evitar este tipo de homenajes que suponen una humillación para las víctimas.

“Se hace cada vez más cuesta arriba ver cómo el ministro del Interior se hace fotos en exposiciones que recuerdan a las víctimas”, declaró la AVT.

Con esta aprobación, el Parlamento Europeo muestra su rechazo a este tipo de homenajes y pide una actuación urgente por parte de las autoridades políticas. La aprobación definitiva, y que según fuentes del propio Parlamento saldrá adelante, se votará en el pleno que tendrá lugar este próximo mes de diciembre.

Hasta octubre de este año, se han contabilizado ya 173 actos de apoyo a la violencia etarra. Entre ellos, 16 homenajes a miembros de ETA, 77 pintadas y pancartas a favor de la banda y 59 manifestaciones por la excarcelación de presos etarras. En 2019, hasta ese mismo mes, se habían registrado 91 actos de este tipo. 

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha compartido en Twitter varios testimonios de las personas que han sufrido de primera mano el terrorismo.

Además, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) acusa al Gobierno de erigirse en legitimador de la única fuerza política que justifica la violencia terrorista, el asesinato, el secuestro y la persecución como herramientas válidas para hacer política y que tratan a los terroristas de ETA como “presos políticos” y como “héroes”. Consideran especialmente grave que el Gobierno haya negociado y pactado los presupuestos generales del Estado con EH Bildu.

“La única solución que EH Bildu busca para los terroristas presos es impunidad, su excarcelación. Por eso los llaman presos políticos. Tratan a los asesinos de nuestros familiares como héroes y justifican sus crímenes, consideran que no tendrían que estar en la cárcel”, denuncia Covite.

Covite critica con especial dureza las palabras del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, asegurando que EH Bildu “se integrará en la dirección del Estado”, en palabras del propio vicepresidente.

Rechazo a los traslados de los presos
Desde la AVT, han manifestado su “más absoluto rechazo a los nuevos traslados de presos etarras”. Concretamente, se enfrentan al traslado de tres internos y la progresión de grado de otros dos. Uno de ellos, Aitor García Aliaga, cuenta con delitos de sangre y pasará de cumplir condena en la cárcel de Jaén a la prisión de Burgos. Con estos traslados, ya son 98 los acercamientos de etarras, la mitad del total del colectivo de presos de la banda terrorista (197), y son 14 los terceros grados concedidos por el Gobierno de Sánchez. Además, ascienden a 15 los acercamientos producidos a cárceles propias del País Vasco y Navarra.