España es uno de los países con mayor segregación en educación

Save the Children y EsadeEcPol han elaborado un estudio en el que sale a la luz el problema que tiene el país con los más jóvenes. La Comunidad de Madrid es la que registra mayores cifras

“El reto está en arbitrar políticas integradoras propias de una sociedad pluralista”, alerta el informe.

España sufre de segregación escolar, un factor determinante para la “calidad, equidad y libertad” en la educación, asegura el informe Diversidad y libertad, desarrollado por Save the Children y EsadeEcPol. Esta separación mantiene a un tipo de alumnos en unos colegios concretos. Una gran concentración supone menos diversidad y una creación de mayores desigualdades, así como un problema para el sistema educativo español.

Algunos de los ejemplos que ponen ambas organizaciones son un mayor fracaso escolar y el abandono de los estudiantes, donde muchas escuelas perderán recursos y los más jóvenes, el talento que tienen. Según el Estudio de las Tendencias en Matemáticas y Ciencias (TIMSS en inglés), en Primaria la segregación socioeconómica es una de las más altas de la media de la OCDE, ocupando el tercer puesto, detrás de Turquía y Lituania. La región que más separación tiene es la Comunidad de Madrid, que es incluso mayor que la media del país. Además, por origen de inmigración, las cifras son similares.

El estudio afirma que, aparte de la estructura económica y la distribución geográfica, la segregación también está relacionada con las políticas educativas. Esta situación tiene más relevancia en los lugares urbanos, ya que son una condición para distribuir a los estudiantes por los colegios.

Sin embargo, esta segregación se puede producir en los barrios, donde apenas hay distancia y no hay un concepto de residencia. Un ejemplo es Barcelona, donde los alumnos que van a centros más cercanos tienen una segregación inferior, y son otras razones las culpables de esta separación.

Save the Children y EsadeEcPol avisado de que un crecimiento de este problema puede provocar la disminución de oportunidades de las familias para elegir el colegio al que quieren que vayan sus hijos. Además, de que pueda quedarse por un mayor tiempo si no se encuentra alguna solución. Un ejemplo que pone es que la elección pueda ser positiva, lo que uno desea para sus hijos, y negativo, lo que uno quiere evitar.

“El reto está en arbitrar políticas integradoras propias de una sociedad pluralista”, alerta el informe. También afirma que el conflicto de la decisión y equidad está más presente que antes en los colegios, así como los comunicados que han hecho otras organizaciones internacionales. El informe propone alcanzar un equilibrio entre la elección y la diversidad, basándose en garantizar la decisión de las familias en las diferentes ofertas, así como su extensión para que todos puedan elegir, en el que no huyan de un colegio determinado.

Además, ofrecen varias medidas para que se consigan estos objetivos, como la modificación de los criterios en la asignación del colegio, crear una doble lista para la reserva de plazas, para dar prioridad a los estudiantes con menos ventajas, o mejorar la matriculación, sobre todo de alumnos extranjeros que llegan con el curso empezado y se les asigna en otros con menor demanda.