España cancela los vuelos desde Reino Unido

El Gobierno español ha sido uno de los últimos de la Unión Europea en tomar la medida, que permite excepciones para nacionales y residentes

Aviones en el aeropuerto de Madrid Barajas. Foto: Wikimedia.

El Gobierno de España ha decidido cancelar a partir de este martes los vuelos desde Reino Unido, después de haber descubierto una nueva cepa de coronavirus en las islas británicas. Solo podrán viajar aquellos que sean nacionales y residentes. Además, el Ejecutivo ha informado de que la decisión de España se ha adoptado de manera concertada con Portugal y supondrá también un reforzamiento de los controles en el paso fronterizo de Gibraltar.

El Gobierno holandés fue el primero en anunciar que cerraba sus puertas con el país británico para evitar la propagación de una cepa de coronavirus más contagiosa. Desde entonces, los demás países de la Unión Europea se sumaron a esta medida de cierre de fronteras a Reino Unido. España ha sido de los últimos en hacerlo. 

Políticos como Ana Pastor Julián o Ignacio Aguado han mostrado su opinión respecto a la tardía decisión del cierre de fronteras de España a Reino Unido, en el que preguntan qué hace el Gobierno de Pedro Sánchez para saber si esta cepa está circulando por España.

Por tanto, la decisión no significa el cierre total de las fronteras aéreas con Reino Unido, ya que se permite la entrada a los ciudadanos españoles y a los residentes, pero lo que se limita es a los turistas, aunque otros países han cerrado las puertas al conjunto del flujo aéreo.

Sin embargo, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) tuvo en su programación del lunes 21 de diciembre 201 vuelos previstos entre Reino Unido y los aeropuertos españoles. A esto habría que sumarle los 277 vuelos recibidos durante el fin de semana.

Nueva cepa del coronavirus
La nueva variante del coronavirus presenta numerosas mutaciones genéticas respecto a las cepas que circulaban anteriormente, con lo cual, es más contagiosa. Dentro de Reino Unido, se ha extendido a Inglaterra, Gales y Escocia. Su mayor transmisión se encuentra en el sureste inglés y en Londres. Esto ha generado que el mundo cierre sus fronteras a las islas británicas.