El Gobierno elimina las calificaciones numéricas en la ESO

El Ministerio de Educación pretende avanzar con esta medida hacia “una concepción más cualitativa que cuantitativa en el proceso de evaluación”

Las actas de evaluación de la ESO recogerán insuficientes, suficientes, bienes, notables y sobresalientes, pero las notas del 1 al 10 dejarán de aparecer. En la ESO, la etapa escolar obligatoria que representa el tramo de edad desde los 12 hasta los 16 años, también desaparecerán las menciones honoríficas y las matrículas de honor. Así se estipula en la última versión del proyecto de real decreto de currículo que se aprobó el martes 29. Esta nueva ordenación para la ESO empezará a implantarse en los cursos primero y tercero, en 2022-2023, y en segundo y cuarto, el curso siguiente.

El espejo en el modelo catalán
En Cataluña, las notas trimestrales han sido eliminadas. La Consejería de Educación de la Generalidad valoró aplicar una reforma para cambiar el sistema educativo y renombrar los suspensos en Primaria y ESO. En este caso, el nuevo título sería “en proceso de logro”, pero el rechazo de los docentes desembocó en que en las actas figure “no conseguido”. También comparte líneas con el nuevo currículo del Ministerio de Educación en el tratamiento a nivel histórico de los colectivos “sometidos, silenciados e invisibilizados”.

Los bloques temáticos sustituyen al enfoque cronológico
El Consejo de Estado advierte de una “progresiva abstracción” en las materias. En asignaturas como historia, no se citan momentos históricos como Roma, Al Ándalus o la conquista de América de forma cronológica. A partir del nuevo curso escolar, los contenidos se dividirán en bloques temáticos como “las personas invisibilizadas de la historia” o “la evolución de la teoría del poder”.

El Consejo de Estado, sin embargo, considera el nuevo currículo “menos accesible” y defiende una “mayor concreción” a la hora de abordar los contenidos que integran las asignaturas. Además, este órgano también valora que el nuevo currículo puede causar problemas a los docentes y las comunidades autónomas, al “abordar con las suficientes garantías y atendiendo a los calendarios legalmente impuestos, la adecuada adaptación de sus sistemas educativos a los sucesivos cambios normativos en esta materia”.

El Consejo de Estado también exige una formación extra para los profesores. Un refuerzo en la contratación de profesores, ya que un refuerzo en la contratación de docentes supone un requisito “imprescindible para la correcta implementación de la norma”.