El bienestar de los españoles, en números

Aegon y el Consejo General de Psicología realizan un estudio que valora, desde varias perspectivas, el estado de salud de la población

Escrito por María Soler y Celia Vázquez

El IV Estudio de Salud y Estilo de Vida, de Aegon, en colaboración con el Consejo General de Psicología, se presentó el pasado 20 de octubre. En él han participado 1.600 personas que han realizado una valoración de su estado de salud psicológica. El estudio también ha abarcado aspectos como la salud física, el autocuidado, los hábitos de alimentación y la automedicación, entre otros. 

Según la encuesta impulsada por Aegon, las mujeres son las que hacen una valoración peor de su estado psicológico. Y, según la edad, los jóvenes son los que admiten sentirse peor. El estudio recoge que una de cada cinco personas podría presentar un cuadro depresivo, y una de cada cuatro presenta síntomas compatibles con algún problema de ansiedad. 

Un 15,5% de los españoles pensó en quitarse la vida el último año, esta proporción ha sido mayor en las personas de entre 18 y 25 años. Solo un 8,3% afirma que ha acudido a un psicólogo, y el 70% de los españoles afirma que está satisfecho con su vida. El 75% de los participantes declaró sentirse feliz. 

La mayoría de los encuestados está de acuerdo en que su bienestar psicológico no ha variado en el último año. Por el contrario, un 36,6% cree que ha empeorado. Más del 50% ha sentido poco interés por hacer las cosas y se ha sentido decaído.

En cuanto a la salud física, más del 70% de los encuestados valoran su estado con un 7, como promedio. La ansiedad, el estrés y los dolores físicos fueron las principales quejas. Las mujeres y los mayores de 65 son los más críticos con su salud, así como las personas que han perdido su trabajo o se encuentran en ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo).

La pandemia también ha afectado. El 20% afirma beber menos alcohol, el 25% afirma dormir peor y el 32% confiesa realizar menos ejercicio. Los hombres destacan en la reducción del consumo de alcohol y tabaco, mientras que las mujeres se han visto más afectadas en el sueño y el ejercicio físico.

Las mujeres y los encuestados de entre 26 y 55 años están más insatisfechos con su imagen y peso. Hay pocos encuestados que hayan mejorado la percepción de su aspecto gracias a la pandemia, aunque el porcentaje aumenta a medida que disminuye la edad.

Un 7,1 es la nota media con la que la mayoría de encuestados valoran el grado de satisfacción con su vida. Superando el 50% de alusiones, tener una buena salud física y emocional (78,2%), una buena relación con la pareja e hijos (65,8%) y mantener una buena relación con amigos y familiares (50,7%) son los aspectos más relevantes para tener una vida feliz.

Los riesgos más palpables: depresión, ansiedad y estrés
El 20,6% de la población española encuestada presentaba síntomas compatibles con un posible caso de depresión o, al menos, sintomatología depresiva moderada. Esto significa que una de cada cinco personas podría presentar dificultades emocionales de tipo depresivo.

La ansiedad también preocupa al conjunto de la población: el 25% de los encuestados, es decir, una de cada cuatro personas mostró síntomas compatibles con un trastorno de ansiedad o, al menos, sintomatología ansiosa moderada. El porcentaje de mujeres y de hombres que cumplía criterios de un posible cuadro de ansiedad fue de 30,1% y 16,8%, respectivamente.

Las dificultades laborales son la principal causa de estrés. Siete de cada diez españoles han experimentado estrés de algún modo en el último mes, aunque el porcentaje de los encuestados que lo ha sufrido con mayor frecuencia es minoritario. 

La mayoría de los encuestados no se han sentido amenazados por su integridad física debido a la covid-19. Sin embargo, sí existe un miedo mayoritario al contagio propio o de personas cercanas. El 22,4% de los encuestados afirma haber experimentado una situación gravemente estresante o traumática en los últimos meses. 

El informe afirma que una de cada cuatro personas (un 24’4%) se automedica, es decir, comienzan un tratamiento sin una prescripción previa. Los antiinflamatorios y los analgésicos son los medicamentos que encabezan la lista, y el motivo por los que la gente los toma es, principalmente, el alivio momentáneo de dolores ocasionales. La razón que impulsa la automedicación es que creen saber lo que su médico les va a recetar (un 38,1%) o consideran que lo que les ocurre no es nada grave (un 36,1%). Sin embargo, otro de los motivos más comunes es la saturación del sistema sanitario y las listas de espera.

Asimismo, las redes sociales han traído consigo una nueva variable: hay personas que afirman que se automedican con la prescripción de un influencer o famoso. Se trata, principalmente, de productos para curar infecciones leves o vitaminas. 

La tecnología también ha abierto un nuevo campo en la medicina y la salud. La aplicación telemática de medicina (telemedicina) ha sido un éxito este año por la pandemia: un 60% afirma haberla utilizado. A raíz de la experiencia, un 54% ha dejado de ir presencialmente a una consulta. A su vez, un 44% rastrea los síntomas que padece en Internet, en busca de un diagnóstico. 

La pandemia ha supuesto una nueva forma de relacionarse. La gran mayoría considera que el trato con amigos o convivientes ha empeorado. Aunque menos de un 25% de españoles cree haber tenido dificultades para conciliar la vida laboral y personal.