El Banco de España rebaja las expectativas de crecimiento

La incertidumbre es un factor importante para que el país vuelva a mostrar mejores datos tras la crisis de coronavirus

La previsión que anunció el Gobierno era mejor de lo anunciado por el Banco de España. FOTO: La Moncloa.

El Banco de España no prevé buenos resultados para el inicio de 2021. La institución ha publicado un informe en el que ha analizado todos los detalles que están sacudiendo a España, especialmente por la pandemia. Los factores determinantes continúan siendo los rebrotes, el turismo y los fondos Next Generation EU (NGEU).

El banco central español ha anticipado una recaída en el primer trimestre, pero con una leve mejoría a través de su avance. El consumo retrocedió su movilidad a principios de año, debido a la tercera ola que provocó más medidas restrictivas. El empleo continúa con signos de deterioro y el gasto ha mostrado una mejoría, sobre todo en perspectivas del crecimiento económico global.

La mejora durante este último mes ha conseguido que los datos cambien de dirección y aseguren una recuperación de su ritmo. Sin embargo, la incertidumbre sigue siendo determinante para el análisis. El avance de la vacunación y los datos de contagios son los elementos más influyentes a corto plazo. A medio plazo, serán las consecuencias económicas de la crisis, que dependen de las secuelas en el tejido laboral y el comportamiento de los agentes, sobre todo su adaptación.

Nieves Carmona, doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense y profesora de Economía en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), ha declarado que las ayudas del Gobierno han «brillado por su ausencia». «Centró sus esfuerzos en aplazar el pago de impuestos, en la financiación de los ERTE y avales del ICO para créditos de la banca a las empresas. Esto se tradujo, en gran parte, en un endeudamiento mayor de las empresas», ha señalado Carmona.

La visión para los próximos años son la aplicación del programa de fondos de NGEU, la evolución del consumo privado y el ahorro y la recuperación a través del turismo internacional. Por la situación actual, el Banco de España ha realizado dos alternativas para cualquier escenario que suceda en los próximos meses.

«Es imprescindible el apoyo a la empresa, que es la que genera empleo», ha señalado Carmona.

Nieves Carmona ha indicado la importancia de presentar ya el programa para los fondos europeos a la Comisión. «¡Es urgente! Si Europa no lo aprueba es porque considera que el Gobierno no está cumpliendo las directrices marcadas y no se están empleando en inyectar liquidez en el tejido empresarial», ha afirmado.

Según la Encuesta sobre la Actividad Empresarial (EBAE), los empresarios han asegurado que sus expectativas en cuanto al primer trimestre era desfavorable, a diferencia de lo que habían anticipado hace unos meses. Mientras, en el exterior, las previsiones señalan una mejoría en el PIB mundial así y en la Unión Económica y Monetaria (UEM).

La proyección macroeconómica
El Banco de España ha indicado que el PIB subirá al 6%, a diferencia de la previsión que tenía el Gobierno, que lo situaba en el 7,2%. En lo que sí coincide con los últimos datos del Ejecutivo es con la tasa de paro, que llegaría al 17%. La deuda pública, que había marcado un récord histórico en 2020, continuaría en ascenso, hasta el 117,9%.

Otro dato que ha señalado el banco es que el ahorro acumulado durante la pandemia podrá contribuir en la recuperación del consumo privado. Esta acción ha tenido más repercusión en España, en comparación con la Eurozona. Una parte es por ahorro forzoso, mientras que las demás son por precaución y otros factores.

Las advertencias que ha emitido el Banco de España se basan en los eventuales rebrotes que puedan afectar por las medidas de contención, pero también lo son el impacto de los fondos europeos, la persistencia de los efectos de la crisis en el mercado laboral, los paquetes de ayudas en España y el paquete fiscal que Estados Unidos aprobó para aliviar los efectos de la pandemia, que según la institución, tendría efectos positivos en el mundo.

Carmona ha asegurado que el Ejecutivo debe generar confianza y administrar bien los presupuestos. «Hace falta un país sólido. También es imprescindible el apoyo a la empresa, que es la que genera empleo, hace falta animar el consumo y cambios estructurales en España», ha concluido.