Casado tacha de «atropello democrático» lo ocurrido en el Congreso

El líder del PP ha advertido de que acudirán al Tribunal Constitucional si no se reconsidera el resultado de la votación de la reforma laboral

“Lo que vimos ayer en el Parlamento es un auténtico pucherazo a la soberanía nacional”, ha asegurado Pablo Casado, líder del PP, acerca de lo ocurrido en el Pleno. El Congreso vivió, este jueves, una votación histórica. La reforma laboral presentada como Real Decreto Ley se aprobó gracias al voto, emitido por error, del diputado del Partido Popular Alberto Casero. El parlamentario no pudo acudir al Congreso porque estaba enfermo y votó desde casa. Casero defiende que se trata de un fallo del sistema telemático y reclamó la rectificación de este. La petición fue rechazada por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Ante lo ocurrido, la reacción del PP ha sido contundente y ha anunciado que van a pedir a la Mesa del Congreso que reconsidere la resolución final. “Si no lo hace, la presidenta podría estar prevaricando. Tendría consecuencias judiciales para ella. Inmediatamente, iremos al Tribunal Constitucional, en amparo, para que no se pisoteen los derechos de representación política en España”, ha declarado Casado tras una reunión con los dirigentes de su partido.

Alberto Casero ha enviado una carta a la presidenta del Congreso, con el fin de que se corrija su voto. En ella defiende que advirtió de que el voto emitido no se correspondía con su decisión. Cuenta que intentó contactar con la Cámara antes de que comenzara la votación. Ante la falta de respuesta hizo saber lo ocurrido a su partido, que a su vez se lo comunicó a la vicepresidenta segunda y esta, a la presidenta del Congreso. Asimismo, el diputado defiende que se dirigió presencialmente al Parlamento para ejercer su derecho a voto y que esto le fue impedido.

El Partido Popular se apoya en el artículo 82 del reglamento que rige la Cámara: “Tras ejercer el voto mediante el procedimiento telemático, la Presidencia u órgano en quien delegue, comprobará telefónicamente con el diputado autorizado, antes del inicio de la votación presencial en el Pleno, la emisión efectiva del voto y el sentido de este”.

Casero defiende que, a pesar de que miembros de la Mesa del Congreso fueran conscientes de la situación y pidieran una reunión de esta, la presidenta “se negó y decidió unilateralmente y de forma arbitraria arrogarse la voluntad de la Mesa en su conjunto, dando inicio a la votación”.

Los populares han manifestado su intención de acusar a Batet de prevaricación y solicitan a la Mesa del Congreso que rectifique el resultado.

La respuesta del PSOE
Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, ha defendido que el PP está “haciendo una sobreactuación”. Menciona también que “nunca se ha producido un fallo técnico en las votaciones telemáticas” y que “hay una doble verificación antes de votar”. Lastra también ha acusado al PP de “transfuguismo político” y de “comprar” el voto de los dos diputados de UPN, votos necesarios para que el Congreso diera luz verde a la reforma.