Bunbury deja los escenarios por problemas de salud

El cantante anuncia su retirada debido a sus dolencias de garganta, aunque concluirá su gira actual

Enrique Ortiz de Landázuri Yzarduy nació y se crio en Zaragoza. En su adolescencia optó por el nombre artístico Enrique Bunbury, que proviene de uno de los personajes del libro La importancia de llamarse Ernesto, de Oscar Wilde.

El músico, de 54 años, ha anunciado que no volverá a subirse a los escenarios por problemas de salud. De todos modos, espera seguir componiendo y grabando canciones. Así lo ha explicado en su newsletter de febrero, que la propia cuenta de Twitter del cantante ha difundido en redes sociales.

“Las ganas de reencontrarme con público, técnicos y músicos encima de un escenario era una fuerza mucho más poderosa”, afirma el cantante cuando durante el parón de la pandemia creía que aquel mal “quizás se había diluido”. 

“He escuchado diferentes nombres y diagnósticos. La realidad es que mi garganta se cierra e irrita, y mis vías respiratorias dificultan el leve ejercicio y la ejecución de mi trabajo”, explicaba el músico zaragozano. Estas complicaciones le han llevado a tomar una decisión, “muy meditada y consciente”, de abandonar su actividad interpretativa en los conciertos y las giras. 

Enrique Bunbury ha publicado 10 álbumes de estudio y seis en directo en sus 25 años de carrera en solitario. El cantante ha asegurado que realizará los conciertos programados, hasta septiembre de este año, en Estados Unidos y España. Antes de esta primavera, Bunbury debe realizar un tour de 16 conciertos de costa a costa en Estados Unidos. “Los conciertos que quedan pendientes de aquí a septiembre de 2022 en Estados Unidos y España serán los últimos que realice”, explica en un comunicado oficial. En ese escrito, narra todos los problemas que ha sufrido con la voz desde su gira Mutaciones, en 2015. 

La andadura profesional de Enrique Bunbury comenzó, a finales de los 80, en Héroes del Silencio. La banda zaragozana publicó su primer álbum, El mar no cesa, en 1988. La formación se separó en 1996, después de una gira que a Bunbury le resultó “un suplicio”. El grupo no se juntó de nuevo hasta 2007, cuando ofreció unos conciertos en los que agotaron todas las localidades en apenas unas horas. 

“Lo que normalmente era un placer y deleite, se ha convertido en una fuente de inmenso dolor y sufrimiento”, explica Bunbury.

“Desde el momento que salgo de mi casa y comienzan mis viajes y shows, un compendio de síntomas y dolor me acompañan desde la mañana hasta el momento de subirme al show. De manera que lo que normalmente era un placer y deleite, se ha convertido en una fuente de inmenso dolor y sufrimiento”, explica Bunbury, sobre la situación que vive detrás de los escenarios.

No se puede hablar de una retirada artística, ya que Bunbury realizará otras actividades y seguirá relacionado con la música, y ofreciendo arte a sus seguidores. “Se abre ante mí un sinfín de posibilidades, en las que lo creativo, es decir, componer canciones, grabar discos, pintar y escribir libros de poesía, forman parte de mis objetivos. Tengo la edad para hacer este cambio importante en mi vida y el apoyo de mi familia y management”, confiesa Enrique Bunbury. 

El exlíder de Héroes del Silencio concluye el comunicado agradeciendo al público. Hace hincapié en las personas que lo han acompañado en los más de 1.500 conciertos que ha ofrecido en su vida. Bunbury ha recorrido en sus giras España, Europa, América Latina, Estados Unidos y Japón. “En estos 35 años, me he subido a los mejores escenarios del mundo y algunos de los peores, he actuado delante de 25 personas y de 250.000, y, en la mayoría de ellos, he tenido la fortuna de disfrutar de una época en la que no se veían ni máscaras ni celulares. ¡Gracias sinceras!”, ha recalcado.