Psicología, biología y biotecnología, temas del segundo día de Razón Abierta

La nueva jornada de este congreso presenta la conversación psicológica entre el determinismo y la libertad y la biología unida a la tecnología

Escrito por Alberto Barrios y Celia Vázquez 

“La persona que va a terapia ha tomado una elección, que es cambiar su vida”, explicó Paul Vitz durante su intervención en el segundo día del V Congreso Razón Abierta, organizado por el Instituto Razón Abierta de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV). El evento ha versado sobre El ser humano en la ciencia contemporánea y, para abordar el tema, invitados internacionales y nacionales se reunieron en cuatro mesas redondas.

El 24 de mayo, en el aula magna se celebró, a las 10:00 h, la tercera mesa redonda, con el título ¿Estamos determinados física y psicológicamente? Neurociencia y psicología en diálogo. La cuarta mesa redonda, Biología y Biotecnología al servicio de la pregunta por el hombre, comenzó a las 16:00 h. Finalmente, se realizó la ceremonia de entrega de la IV y V edición de los Premios Razón Abierta, a las 18:15 h, presidida por el rector de la UFV, Daniel Sada, junto con el director de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI y exportavoz de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, S.J.

Psicología en razón abierta: El paso del determinismo a la libertad
Paul Vitz, profesor del Instituto de Ciencias Psicológicas de Divine Mercy University y ganador de la IV edición de los Premios Razón Abierta, explicó con tres argumentos el avance del determinismo psicológico al libre albedrío. En primer lugar, Vitz relató el caso de Helen Keller y la importancia de la conciencia humana: “Esta niña no podía ver ni escuchar nada, y esta señora le ponía un objeto en la mano izquierda y una palabra en la mano derecha”.

“Helen Keller se convirtió en ser humano una mañana, tuvo lo que se llama un inside, una idea. Entendió el trascender. Se dio cuenta de que podía nombrar las cosas. En ese momento, por vez primera, sintió culpa, sintió remordimiento por sus actos. Fue la primera vez cuando se fue a dormir y supo que había un mañana y un ayer. Lo que yo creo que sintió en ese momento Helen Keller fue la conciencia humana”, concluyó Vitz. 

Paul Vitz destacó el descubrimiento de las “virtudes” en psicología: “Se ha pasado del modelo determinístico de los seres humanos al modelo teológico de los seres humanos. Ahora, los pacientes eligen una virtud para que florezca, centrarse en ella. Antes, la psicología era mucho más negativa, se centraba en los problemas patológicos del ser humano en base a los hechos”.

El ganador de la IV edición de los Premios Razón Abierta, con Catholic Christian Meta-Model of the Person: Integration of Psychology and Mental Health Practice, señaló la libertad existente en la espiritualidad, ya que “la vida espiritual conlleva libertad”.

En la mesa redonda también participó Therese Lysaught, profesora de Teología Moral y Asistencia Sanitaria en el Instituto Neiswanger de Bioética y Liderazgo Sanitario de la Escuela de Medicina Stritch de Loyola University Chicago, quien resultó ganadora de la V edición de los Premios Razón Abierta, con Biopolitics after neuroscience: morality and the economy of virtue. Por parte de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), en la tertulia estuvo Clara Molinero, directora del Grado en Psicología y directora del Máster Universitario en Psicología General Sanitaria, quien destacó la importancia de la “inquietud” entre los jóvenes universitarios. Además, planteó la carrera como una presentación de “incógnitas” que resolver en la vida profesional. 

Biología y biotecnología al servicio de la pregunta por el hombre
La última mesa redonda del V Congreso Razón Abierta contó con la presencia de Maureen Condic, Luis Miguel Pastor y Carter Snead, quien participó virtualmente. 

La profesora Maureen Condic es adjunta de Neurobiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah y ganadora de la IV edición de los Premios Razón Abierta, con Human Embryos. Human Beings. A Scientific and Philosophical Approach. 

El segundo participante de esta mesa, Luis Miguel Pastor es catedrático de Biología Celular, coordinador del Máster de Bioética de la Universidad de Murcia, editor de la revista Cuadernos de Bioética y presidente de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI).

Carter Snead, quien no pudo acudir presencialmente, es profesor de Derecho y director del Centro de Ética y Cultura de Nicola en la Universidad de Notre Dame. Además, es ganador de la V edición de los Premios Razón Abierta, con What it means to be Human: the case for the body in public bioethics.

El primer asunto que se trató fue la tecnología de edición genómica CRISPR/Cas 9. Un sistema inmunitario de las bacterias que las protege contra los virus. Se trata de una inmunidad adquirida o adaptativa que recuerda las secuencias de ADN de los patógenos de ataques anteriores y corta su ADN en caso de una nueva infección.

Esta técnica no es del agrado de todos, ya que, como explicó Condic, se utiliza el embrión humano como objeto de investigación: “Alteras la composición genética de una persona y ha dado lugar a una gran alarma porque es un cambio de la línea genética. Es un cambio que va a heredar el hijo de esa persona”. 

Ante esta cuestión, Luis Miguel Pastor hizo referencia a si el uso de esta técnica es lícito: “Es muy importante considerar la biopolítica o la biojurídica. Hay que discernir lo que es el bien común. Hay que buscar una antropología que lleve a considerar cuál es el bien común”. 

“En algún momento creamos una identidad cuya naturaleza no conocemos. Es algo que nos debería hacer pensar y tener reservas morales y éticas al respecto”, concluyó Condic. 

Teniendo en cuenta el problema filosófico y ético que supone esta técnica, Maureen Condic explicó: “En algún momento creamos una identidad cuya naturaleza no conocemos. Es algo que nos debería hacer pensar y tener reservas morales y éticas al respecto”. 

Los integrantes de la mesa tuvieron en cuenta los retos bioéticos a los que se enfrentan, en relación con la producción de animales quiméricos. “La incorporación de las células humanas en el sistema reproductivo y en el cerebro suscitan problemas éticos. No creo que se deban hacer estos animales”, explicó Condic.

Según Pastor, “hay un desconocimiento por parte de la biología del desarrollo”. Para finalizar, Condic aclaró: “Tenemos la posibilidad de sacar algo de una filosofía experimental y convertirlo en algo completamente experimental”. 

Esta mesa redonda también abordó el tema del aborto, tras darse a conocer el borrador de la Corte Suprema de Estados Unidos. “En Estados Unidos, llevamos 50 años luchando con una legislación muy radical, la gente lo ha defendido con términos muy radicales”, afirmó Condic. 

“El aborto toca dos valores y los contrapone el uno al otro. Lo que nos hace ser seres creados a la imagen y semejanza de Dios es la libertad. Sin vida no podemos ser lo que somos”, añadió Maureen Condic. 

El derecho a cualquier persona de tener una información ignorante, pero no voy a defender que una información no existente sea la base de una legislación”, defiende Condic.

El catedrático Luis Miguel Pastor afirmó: “No matarás al inocente. En este caso, el inocente es el embrión, es el feto”. A su parecer, “es una acción ilícita y deplorable, es una acción violenta”, pero cree que podría haber dos excepciones, “dos cuestiones despenalizadoras”. Teniendo en cuenta que pueda ser un embarazo de riesgo o que el ginecólogo confirme que hay algún problema en el embrión, alguna enfermedad. 

Condic, además, hizo referencia a la legislación de Estados Unidos, el reduccionismo y las diferencias con el resto de países: “Yo defiendo el derecho a cualquier persona de tener una información ignorante, pero no voy a defender que una información no existente sea la base de una legislación”.