La UFV acoge la VI edición de los Premios Alter Christus

El proyecto apostólico que se basa en el acompañamiento, la formación y la irradiación de fe entregó en la pecera del edificio E sus galardones anuales.

La Fundación Alter Christus celebró en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), el 21 de octubre, la ceremonia de entrega de sus galardones a Atención al Clero y la Vida Consagrada, Pastoral Familiar, Pastoral Social y Nueva Evangelización. En esta sexta edición, los premiados fueron el padre Alberto José González Chaves, el padre Michael Ryan, el padre José Aumente Domínguez y el padre Sergio Buiza Alcorta.

Alter Christus es un movimiento apostólico perteneciente al Regnum Christi que ofrece actividades espirituales y de formación en Jerusalén, Roma y España. Su objetivo principal es llegar al mayor número de sacerdotes posible que realicen una acción diocesana en lugares aislados o con necesidad de una mayor inclusión. Esta labor la llevan siempre de la mano de la frase que pronunció Juan Pablo II: “Abrid de par en par las puertas a Cristo”.

Los primeros galardonados fueron Alberto José González, por Atención al Clero y la Vida Consagrada, y Michael Ryan, por Pastoral Familiar. El primero es delegado para la Vida Consagrada en Córdoba desde 2015. Su tarea se centra principalmente en ayudar con ejercicios espirituales a las religiosas y religiosos que allí se encuentran. Al recibir la placa de reconocimiento, afirmó que en su “multiforme” vida de sacerdote recibe “infinitamente más” de lo que da.

El padre Michael Ryan, de origen irlandés y ahora residiendo en Italia, ha centrado su camino sacerdotal en compaginar la investigación con la pastoral familiar, en concreto, la ayuda a los matrimonios. Como él mismo contó, cuando hablaba con las parejas casadas que acudían a su despacho, la respuesta más usual era que los problemas que acechaban esa unión venían “de muy atrás”. Así, Ryan sintió la necesidad de llegar a esos problemas iniciales que, aunque aparentemente inocuos, con el paso del tiempo resultaban dañinos para la relación. Esta fue la metáfora que utilizó para titular su libro La gota que derramó el vaso, donde plasmó todo lo aprendido de estos procesos de comunicación matrimonial.

Don José Aumente recibió el reconocimiento por Pastoral Social. La Conferencia Episcopal le nombró director del departamento de Espectáculos y Circo hace más de 20 años. Desde entonces, acompaña a las familias circenses que recorren España en busca de lugares donde “repartir su alegría”. Son los que él denomina como “la Iglesia en camino”. Entre algunas de las funciones que hace allí, se encuentran la de bautizar, casar y dar la primera comunión a los trabajadores y a sus hijos. En su recogida del premio, aprovechó la presencia del arzobispo de Madrid, don Carlos Osoro, para proponer el reconocimiento del circo como “parroquia personal”.

“Tenéis la valentía para invertir las mejores energías con creatividad”, reconoció el arzobispo. 

El último de los galardonados fue don Sergio Buiza Alcorta. Es responsable nacional, desde 2012, de incentivar la pastoral de las personas sordas o sordociegas. “Se vuelven invisibles en nuestra sociedad y, quizá, también en nuestra Iglesia” afirmó Buiza. Sus misas, predicaciones y evangelizaciones van siempre acompañadas de una correspondiente traducción en lenguaje de signos. De igual forma, dio sus palabras de agradecimiento a la Fundación Alter Christus por su reconocimiento.

La entrega concluyó con un homenaje a Ángel Llorente, por sus años como director de la fundación, en el que le entregaron una placa conmemorativa. El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, trasladó su admiración a los galardonados: “tenéis la valentía para invertir las mejores energías con creatividad”. Además, hizo hincapié en que estas labores “están repercutiendo en bien de toda la Iglesia” y agradeció a la Universidad Francisco de Vitoria y, en especial, al Regnum Christi por la iniciativa de llevar a cabo estos premios.